Posparto

Ayudas para fortalecer el suelo pélvico: masajes, pesarios, electroestimuladores...

4 minutos

Bolas chinas, masajes, electroestimuladores, pesarios... ¿cuál es el dispositivo más apropiado para fortalecer el suelo pélvico? Una experta nos da las claves.

Ayudas para fortalecer el suelo pélvico

A menudo las pacientes me preguntan en consulta, “tengo unas bolas chinas, ¿me vendría bien utilizarlas?”. Y yo les digo: veamos cómo está tu  suelo pélvico y después hablamos.

Las bolas chinas, contienen otra bolita en su interior que vibra con el movimiento y tonifica los músculos de la vagina sin necesidad de contraerlos voluntariamente, se han convertido en el dispositivo más famoso para entrenar el suelo pélvico, pero eso no significa que sea el único ni el más adecuado para todas las mujeres. De hecho, las bolas chinas están contraindicadas si hay exceso de tensión en esta musculatura.

Por suerte, existen muchos otros dispositivos diseñados para mejorar los   problemas de suelo pélvico que hoy en día afectan a millones de mujeres (y hombres) en el mundo y que se manifiestan en forma de incontinencia urinaria o anal, estreñimiento, disfunciones sexuales (dolor, pérdida de sensibilidad, disfunción eréctil, vaginismo, etc.), urgencia miccional, prolapso, dolor pélvico, etc...

Ante tan amplio abanico de alteraciones en esta parte de nuestro cuerpo, el suelo pélvico, que es el encargado de controlar los esfínteres, dar sostén a órganos (vejiga, útero, recto) y posibilitar unas relaciones sexuales placenteras, es lógico contar con un abanico igualmente amplio de ayudas para entrenarlo y recuperarlo.

Lo primero que hemos de tener claro es que, antes de adquirir un dispositivo de entrenamiento o tratamiento perineal, debemos preguntarnos cuál es el objetivo que queremos alcanzar o, mejor aún, que un especialista -como un fisioterapeuta de suelo pélvico- nos indique el problema a solucionar.

No es lo mismo sentir dolor en las relaciones sexuales que no sentir nada (o sentir menos que antes de haber tenido hijos); no es lo mismo preparar el periné para el parto, que recuperar la fuerza de estos músculos tras dar a luz; no es lo mismo necesitar tonificar el  suelo pélvico que necesitar relajarlo.

Por ello, como las necesidades de cada mujer son tan únicas como ella, los dispositivos deben adaptarse a cada una de nosotras para no llevarnos decepciones y, sobre todo, para recuperarnos verdaderamente del problema.

Recuerdo una paciente a la que su ginecólogo, tras dar a luz, le recomendó usar conos vaginales, es decir, pequeños pesos que se colocan en la vagina para fortalecer sus músculos, que deben contraerse para intentar mantenerlos en su interior. Ella, dispuesta a recuperarse, se colocó el cono de menor peso y… se cayó al suelo nada más introducirlo. Su musculatura estaba tan debilitada (algo frecuente en el postparto), que ni siquiera podía sostener el cono más ligero.

Otros dispositivos que ayudan a fortalecer el suelo pélvico

Ayudas para fortalecer el suelo pélvico

Ejemplos como este ocurren a diario, debido a la desinformación sobre los diferentes dispositivos. Para promover un uso adecuado de los mismos, resumiré brevemente los más utilizados:

Biofeedbacks: aparatos mecánicos o digitales que, introducidos en la vagina/ano, indican si se está realizando correctamente el ejercicio. Algunos modelos miden la fuerza y el tono de los músculos del suelo pélvico.

Electroestimuladores: aparatos que, mediante una sonda vaginal/anal o con electrodos externos, transmiten una corriente eléctrica no dolorosa que provoca la contracción y fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico o la relajación de estos.

Pesarios: dispositivos vaginales que, durante su uso, recolocan y fijan en su lugar los órganos pélvicos cuando existe un prolapso (descenso de vejiga, útero, recto, etc.).

Tampones de incontinencia: introducidos en la vagina, los tampones y otros dispositivos para el control de incontinencia presionan suavemente la uretra evitando las pérdidas de orina. Además, dan soporte a la uretra durante la práctica de ejercicio físico de impacto como correr, saltar, etc.

Masajeadores íntimos: no solo nos referimos a vibradores, que dependiendo de la frecuencia de vibración ayudan a cerrar la abertura vaginal tras el parto y tonifican los músculos o bien, ayudan a relajarlos cuando están excesivamente tensos; sino también a dilatadores y dispositivos de masaje externo e interno para relajar y elastificar el suelo pélvico.

Cinturones pélvicos (que no fajas abdominales): protegen la espalda, la sínfisis púbica, la pelvis y el suelo pélvico durante situaciones de riesgo (histerectomía, embarazo, prolapso, deportes de impacto, postparto, etc.).

Estos son solo algunos de los dispositivos a tu alcance para entrenar o recuperar tu suelo pélvico.

 

Laura Rojas es fisioterapeuta experta en suelo pélvico con web www.ensuelofirme.com, la web de referencia en habla hispana sobre la salud del suelo pélvico y tienda online.

 

Continúa leyendo...

COMENTARIOS