Cuidado de la piel

Beneficios para la salud del aceite de coco en el embarazo

El aceite de coco es un ingrediente natural muy elaborado en la elaboración de muchas lociones y cremas para el cuidado de la piel. Y puede convertirse en una opción natural excelente durante el embarazo, especialmente a la hora de prevenir la formación de estrías y sequedad.

El cuidado de la piel durante el embarazo es fundamental. Los cambios hormonales que ocurren a lo largo de la gestación pueden hacer que la piel de la futura mamá se acabe secando y deshidratando con mayor facilidad, a lo que puede influir todavía más si esta maravillosa etapa de la vida transcurre durante los meses de verano, en los que el clima cálido puede influir negativamente.

A la sequedad y a la deshidratación se le une un problema común: la aparición de estrías no solo a lo largo del vientre, sino también en los senos, en las caderas, en las nalgas y en los muslos. El motivo en estos casos también lo encontramos en los cambios hormonales, que pueden hacer que las fibras de colágeno y elastina (importantes para mantener la estructura de la piel, y para mantenerla lo más flexible posible), estén más predispuestas al desgarro, de manera que no pueden hacer frente al crecimiento tan rápido y repentino que sufre la piel durante la gestación.

Aunque es cierto que muchas cremas antiestrías no han demostrado ser verdaderamente eficaces a la hora de prevenirlas, evitarlas e incluso tratarlas, sí es conveniente mantener la piel debidamente hidratada y humectada, puesto que la piel seca se convierte en uno de los principales factores de riesgo para la formación / aparición de estrías, además de otros problemas cutáneos relacionados.

El aceite de coco es considerado como uno de los aceites vegetales más interesantes que existen para la piel, debido fundamentalmente por las diferentes cualidades que brinda su uso regular externo. Pero, ¿sabías que también destaca por su increíble riqueza nutritiva? Por este motivo muchos lo consideran como un alimento igualmente útil para el embarazo.

¿Qué es exactamente el aceite de coco?

El coco es una maravillosa y nutritiva fruta tropical, de la que es habitual aprovechar prácticamente todo. Conocido también con el nombre de manteca de coco, el aceite de coco consiste en una sustancia grasa que se extrae a partir del prensado de la pulpa de coco.

Principales beneficios del aceite de coco durante el embarazo

El aceite de coco está repleto de beneficios interesantes para la salud de las mujeres embarazadas. A continuación, te descubrimos cuáles son los más importantes.

Fuente interesante de ácido láurico

Después de la leche materna, el aceite de coco es considerado como la siguiente mejor fuente de ácido láurico, el cual ayuda con la producción de la leche materna después del embarazo, para que el bebé pueda disfrutar de una leche de alta calidad.

Puede proporcionar beneficios antimicrobianos

¿Sabías que el ácido láurico, sobre el que te hablábamos en el apartado anterior, constituye alrededor del 50 por ciento de los ácidos grasos presentes en el aceite de coco? Cuando lo ingerimos nuestro cuerpo forma una sustancia conocida con el nombre de monolaurina, la cual es capaz de acabar con patógenos dañinos, como virus, bacterias y hongos.

Distintos estudios en probeta han mostrado que tanto el ácido láurico como la monolaurina pueden ayudar a tratar la bacteria Staphylococcus aureus, que causa infecciones por estafilococos, así como la Candida albicans, una levadura muy habitual en las infecciones por hongos.

Eso sí, no existen evidencias reales de que el aceite de coco pueda ayudar a reducir el resfriado común, u otras infecciones internas.

Puede ayudar a aclarar las estrías

Durante el embarazo, y sobre todo después del parto, uno de los principales problemas a los que se enfrentan muchas mujeres son las estrías. Independientemente de lo que se haga para prevenirlas, en la mayoría de las ocasiones pasan a convertirse en una parte inevitable de la gestación.

Distintos estudios han encontrado que el uso del aceite de coco durante el embarazo puede ayudar contra las estrías, especialmente cuando se aplica directamente sobre ellas. Gracias principalmente a sus cualidades humectantes.

¿Lo más recomendable? Continuar utilizando aceite de coco incluso después de haber dado a luz, puesto que a medida que el cuerpo va perdiendo volumen es habitual que también puedan formarse nuevas estrías. Por tanto, es aconsejable integrar el uso del aceite de coco tópico cada día, a ser posible dos veces al día, por la mañana y por la noche. 

Alivia la irritación de la piel

A medida que el embarazo avanza, y el vientre crece, es muy común que la piel se vuelva más seca y que, de repente, comience una incómoda y molesta picazón a consecuencia de los cambios hormonales. El aceite de coco es de cierta utilidad ya que puede ayudar a mantener la piel hidratada y nutrida, previniendo la sequedad y la picazón.

Después del embarazo también es común que surjan los pezones doloridos y agrietados, haciendo que la lactancia materna se convierta en algo doloroso. La aplicación del aceite de coco en los pezones puede ayudar a aliviar las grietas y todas las molestias relacionadas.

Cómo usar el aceite de coco durante el embarazo

Lo cierto es que el aceite de coco puede utilizarse tanto de forma interna como externa, por lo que existen muchas opciones a la hora de incorporarlo a tu día a día.

Agregándolo a los batidos

¿Te preparas batidos de frutas habitualmente? Añadir una cucharada de aceite de coco virgen extra a tus batidos se convierte en una de las mejores formas de consumirlo durante el embarazo.

Es una opción excelente, por ejemplo, a la hora de obtener ácido láurico de manera constante, y disfrutarás de una bebida natural nutritiva y energizante. Eso sí, recuerda no añadir nada de azúcar.

Aplicándolo directamente sobre la piel

Es otra de las maneras más simples y sencillas de disfrutar de las diferentes cualidades del aceite de coco sobre la piel. Basta con aplicarte cada día un poco de este alimento natural en aquellas zonas de la piel que desees hidratar.

Además, si lo que prefieres es prevenir o tratar las estrías, es conveniente que lo apliques con la ayuda de un suave masaje en las zonas donde se pueden formar, o donde ya hayan aparecido.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo