Embarazada otra vez

Cambios en el segundo embarazo: ¿el parto se adelanta?

¿Estás embarazada de nuevo y te preguntas si el embarazo y el parto serán similares al primero? Aunque seas la misma persona, probablemente ni uno ni otro serán iguales. Hacemos un repaso de las principales diferencias que se dan en los embarazos posteriores y resolvemos algunas dudas comunes con respecto a ello.

La mayoría de madres que vuelve a serlo coincide en que la ilusión por tener a un nuevo bebé en brazos no disminuye tras la primera vez y, de hecho, la situación puede llegarse a vivir con más serenidad

Eso sí, también puede aparecer mucho más cansancio, recordemos que, ahora, hay que sumar el cuidado del hermano mayor por lo que habrá mucho menos tiempo libre. Veamos las principales diferencias que vivirás en tu segundo embarazo con respecto al primero

Diferencias entre el primer y el segundo embarazo

Para empezar, es una realidad que la madre se encontrará mejor preparada tanto física como psicológicamente después de haber vivido un primer embarazo. Pero, aunque una misma mujer pase por la misma circunstancia, ni el desarrollo de la gestación ni del propio parto serán iguales. Consideremos algunos aspectos tanto positivos como negativos

  • En el segundo embarazo las posibilidades de tener varices o hemorroides son superiores. Tanto unas como otras se presentan por la presión que se ejerce en el sistema venoso con motivo del aumento de peso, lo que dificulta el flujo de la sangre.
  • Lógicamente, la mujer embarazada tendrá más edad, por lo que también es más probable que pueda padecer diabetes gestacional. Por fortuna, lo que tiende a ser menos común es que se produzca preeclampsia.
  • Los dolores de espalda en la zona lumbar también son más habituales en el segundo embarazo. Además del propio peso del mismo, hay que añadir en múltiples ocasiones el hecho de coger en brazos al otro u otros hermanos mayores
  • Suele decirse que el segundo parto dura menos que lo que duró el primero. Y que, incluso, el preparto también lo es en comparación. Esto puede deberse a que el cuello del útero ya se acortó con anterioridad y no volvió a adquirir su rigidez original. También suele ser normal que la fase de dilatación y la de pujos dure menos que la del primer parto porque las fibras del útero tienen más capacidad para la enlongación.
  • Por otro lado, con cada embarazo aumenta la posibilidad de hemorragia en el momento de salir de la placenta. Cuanto más distendido esté el útero más le cuesta contraerse para cerrar los vasos capilares. Aunque tampoco hay que preocuparse en exceso, normalmente el riesgo de hemorragia se ve aumentado por otras razones. Un factor que reduce este riesgo, además de favorecer el vínculo madre e hijo es poner al bebé sobre la mamá nada más nacer.
  • Si los partos son vaginales, la probabilidad de sufrir desgarros o episiotomía se reduce. Aunque después del primer parto el periné debe recibir un mejor cuidado. Para ello es recomendable el descanso relativo los cuarenta días siguientes al alumbramiento.  

 

¿El segundo parto se adelanta?

Una duda que suele surgir entre las futuras madres que ya han pasado por un embarazo anteriormente es si en la siguiente ocasión su parto se adelantará o incluso, si se retrasará

La tendencia general es pensar que después del primero, las siguientes gestaciones tienen una duración más corta, pero la realidad es que la duración media de cualquier embarazo es de 266 días (desde la fecundación hasta el nacimiento). 

Obviamente, es sabido por todos que no todos los embarazos cumplen con esa media y que se pueden originar desviaciones. Estas pueden deberse a la genética, a factores emocionales o producirse por otros problemas infecciosos.

Continúa leyendo