El nacimiento

Cómo cortar el cordón umbilical y qué precauciones se deben tener

Antiguamente se hacía de inmediato, pero la ciencia ha demostrado que es aconsejable esperar hasta que deje de latir o al menos dos o tres minutos en su defecto después de que se produzca el nacimiento del bebé.

Quizá no lo recuerdes porque ya hace muchos años que nacieron tus hijos, o simplemente los has tenido hace relativamente poco tiempo o lo vas a tener próximamente -enhorabuena si es así-, pero hace años se cortaba el cordón umbilical de forma inmediata al nacer el bebé. También se le separaba de la madre, entre otras cosas que ya no se hacen. 

La evidencia científica ha demostrado que lo mejor es hacer las cosas de otro modo, y por eso actualmente se espera al menos dos o tres minutos para cortar el cordón umbilical. Esto se hace porque es beneficioso para el bebé. 

Ya hace más de una década que, tras una revisión científica extensa sobre lo publicado acerca del cordón umbilical, se descartó que no cortar rápido el cordón estuviera relacionado con un mayor riesgo de sufrir hemorragia posparto. En cambio, se demostró que los niveles de hemoglobina y hierro en el recién nacido eran significativamente mayores en los niños a los que se les “separó” más tarde de su madre. 

Debido a esta revisión y a nuevos avances de la investigación, la recomendación actual para el corte de cordón umbilical que une a la mamá y su hijo es la de esperar a que deje de latir o hasta que hayan pasado dos o tres minutos desde el nacimiento del pequeño.

Esta estimación se hace en base a que durante el primer minuto pasan 80 mililitros de sangre de la progenitora a su hijo, y que el volumen puede aumentar a 100 ml pasados tres minutos. Esto implica, entre otras cosas, que el bebé vea aumentado el nivel de hierro en su organismo de forma considerable, lo cual tiene una influencia determinante en la prevención de la anemia durante el primer año de vida

La importancia de la higiene


Se ha demostrado también que el volumen de sangre que pasa de la madre al bebé después de los tres minutos es notablemente inferior, y también aumenta el riesgo de ictericia, de ahí que se recomiende cortar el cordón pasado ese tiempo si todavía está latiendo. 

Para cortarlo, según explica la Asociación Española de Pediatría en este post dedicado al cordón umbilical, “Después del parto, el cordón se pinza y luego se corta con material estéril”. Esto lo hacen los profesionales sanitarios que atienden el parto. Así se queda el cordón hasta que va cicatrizando poco a poco, fase en la que es fundamental el cuidado del mismo por parte de los padres de la criatura. 

“Hasta que el cordón umbilical cicatriza, los gérmenes habituales de la piel pueden provocar una infección del cordón umbilical. Por ello es muy importante mantener las medidas higiénicas correctas para que se mantenga limpio y no se infecte”, advierten desde la AEP. Con la limpieza adecuadas, al cabo de unos días el cordón habrá cicatrizado y sus restos se caerán, dejando al ombligo como la huella que representa la unión del pequeño con su madre dentro del útero de esta. 

Continúa leyendo