Consejos para fortalecerlo

Así logras un periné fuerte tras el parto

¿Miedo a que se te escape el pis tras el parto? Tú puedes evitarlo fortaleciendo el periné con unos sencillos ejercicios.

posparto_perine

La pérdida de fuerza en el suelo pélvico no es algo normal, aunque sea una frase que escuchamos con frecuencia. Ya sea por un parto, por la menopausia o por otras razones, un periné debilitado debe y puede recuperarse. 

Durante el embarazo

Pocas mujeres trabajan su suelo pélvico antes de quedarse embarazadas. Así lo explica Sara Duque, fisioterapeuta uroginecológica de Avan Clinic. Pero “nunca es tarde para empezar y el embarazo es un momento excelente. Salvo que exista alguna contraindicación, la preparación al parto debería incluir siempre ejercicios de abdomen y suelo pélvico que faciliten el expulsivo y la recuperación”.

Masaje perineal. Es muy importante tener un periné flexible para evitar desgarros durante el parto. Se puede conseguir con técnicas como el masaje perineal. Se hace colocando los dedos pulgares en el interior de la vagina unos 3-4 centímetros y empujando hacia abajo (hacia la zona rectal) y hacia las paredes laterales, con movimientos de vaivén y manteniendo la presión durante un par de minutos.

Tras el parto

La matrona suele revisar a la reciente mamá a los diez días del parto. En esta visita realiza un reconocimiento ginecológico y una primera valoración del suelo pélvico. “Nos encontramos –comenta la matrona Matilde Fernández– con mujeres que ya han reiniciado los ejercicios de fortalecimiento y tienen cierta fuerza, y con otras que tienen puntos de sutura por episiotomía o por desgarros con un suelo pélvico muy débil. Los consejos dependen, por tanto, del estado del suelo pélvico de cada mujer. A algunas les recomendamos trabajar la zona con un masaje y a otras, directamente con los ejercicios de Kegel”.

Ejercicios de Kegel. Todos los especialistas coinciden en lo importante que es practicar estos ejercicios cuanto antes para fortalecer la zona tras el parto. Además, si ha habido episiotomía, las contracciones suaves de suelo pélvico ayudan en el proceso de cicatrización.

Los ejercicios requieren al principio cierta concentración para aprender a contraer solo la musculatura pélvica, y no los abdominales, ni los muslos, ni las nalgas.

Consisten en realizar contracciones de diferente duración: cortas (contraer y subir el periné rápidamente y con fuerza) y largas (aguantando la tensión durante cinco segundos, para luego relajar). Bastan unos minutos de ejercicios cada día (10 rápidos y 10 lentos), con un pequeño descanso entre cada serie.

Los ejercicios se pueden realizar en cualquier posición. Para hacerlos con regularidad, es útil asociarlos a alguna tarea cotidiana (mientras conduces, ves la televisión…).

Ayudas extra

“Los ejercicios de Kegel resultan aburridos y monótonos para muchas mujeres”, comenta David Mellado, sexólogo, acostumbrado a tratar mamás que ven cómo sus relaciones sexuales se alteran tras el parto. “Lo primero que les recomiendo es que utilicen un nuevo aparatito: el KegelSmart de Intimina, para recuperar la sensibilidad y prevenir patologías de una forma, además, amena y divertida”.

KegelSmart. Se trata de un ejercitador de Kegel inteligente porque lleva sensores táctiles que valoran el tono del suelo pélvico de cada mujer cada vez que realiza los ejercicios y selecciona automáticamente el nivel según la fuerza que reconozca. Es muy fácil de utilizar, basta con encenderlo e introducirlo en la vagina. Después, te guía para contraer cuando vibre y relajar los músculos cuando se detiene.

Las esferas de silicona (compactas) y las bolas chinas (bolas huecas con otra bola dentro que produce vibración) también son muy útiles para facilitar los ejercicios de Kegel. Al introducirlos en la vagina, los músculos se contraen de forma espontánea. Además, al moverse la mujer, las bolas producen una vibración que estimula y trabaja las fibras musculares.

Después de la cuarentena

Cuando pasados unos meses sigue habiendo debilidad, escapes de orina y/o disfunciones sexuales (dolor, falta de sensibilidad…) conviene consultar con un fisioterapeuta uroginecológico.

Hay diferentes formas de tratar los problemas dependiendo de su intensidad:

  • Terapias manuales: masajes perineales.
  • Biofeedback: se utilizan electrodos vaginales, ligados a una señal sonora y visual que ayudan a reconocer los músculos que hay que contraer.
  • Electroestimulación: aplicación de corrientes que provocan directamente una contracción muscular.
  • Radiofrecuencia Indiba: regenera y recupera el tejido y es muy eficaz en cicatrices (episiotomía, cesárea) y en dispareunias (dolor en las relaciones sexuales).

Etiquetas: ejercicios fortalecer periné, embarazo, parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS