Altas temperaturas

Consejos para llevar mejor el posparto cuando hace mucho calor

Un verano en determinadas zonas de nuestro país es duro de soportar con independencia de las circunstancias personales, pero el posparto añade factores que lo complican más si cabe, por lo que es importante conocer qué se puede hacer para llevarlo lo mejor posible.

Foto: iStock
Foto: iStock

Qué calor hace, ¿verdad? El verano es lo que tiene pero hay una cosa cierta: si acabas de dar a luz, se lleva peor. El puerperio o posparto, esos 40 días posteriores a dar a luz, son un poquito más duros si cabe en verano porque no es fácil estar cansada, tener que dar el 120% para atender a un bebé y sumarle las consecuencias que el calor excesivo tiene en todos nosotros.

A nivel general, si quieres saber cómo llevar mejor el puerperio, hay libros o artículos que te serán de gran ayuda, como por ejemplo esta guía que lleva el sello de la Federación de Matronas de España titulada Como superar el puerperio y no morir en el intento. En verano se complica un poco más porque, tal y como explica la matrona del hospital Clínico San Carlos de Madrid, Natividad García, en declaraciones para Natalben, “sudas más y estarás más incómoda”. A esto hay que añadir el hecho de que sea “normal sufrir entuertos (contracciones para ayudar al útero a regresar a su tamaño original) y loquios (sangrados vaginales) durante los primeros días y semanas, además de otras molestias propias del posparto como estreñimiento, cansancio, falta de sueño, exceso de sudoración y una mayor sensibilidad emocional”, añaden desde la clínica barcelona Corachan en el blog divulgativo de su fundación. 

Natividad García apunta, además, que “Si tienes puntos te será bastante difícil mantenerlos secos en esta época”, lo cual todavía añade un plus de dificultad al asunto. Para que no se convierta en un problema, la matrona recomienda “mantener una correcta higiene, pero sin abusar de las duchas o los lavados”, mientras que los  profesionales de clínica Corachan consideran “fundamental que sigas las indicaciones de tu médico en cuanto al cuidado de la herida e intentar evitar el exceso de sudoración, ya que podría interferir y ralentizar el proceso de cicatrización”, afirman. 

Para la matrona, “Una ducha diaria es suficiente, aunque si estás muy incómoda puedes refrescarte otra vez más, secando muy bien tus genitales o las cicatrices que tengas”, y también aconseja “Utilizar compresas de algodón o celulosa y cambiarlas con frecuencia”. Sobre esto último, desde la clínica Corachan insisten en hacer cambios a menudo de compresa “para evitar un exceso de humedad en la zona”.

Prohibido bañarse

Durante el puerperio hay al menos tres cuestiones importantes más a tener en cuenta: no se debe viajar con un recién nacido hasta que los profesionales médicos den su ok, no debes ponerte al sol porque la piel está especialmente sensible en este momento y tampoco es aconsejable bañarse en el mar o en la piscina porque tras el parto el cuello uterino tarda un tiempo en cerrarse. “El agua podría ascender hasta el útero y provocar una infección. Por esta misma razón, también debes olvidarte de los baños en la bañera durante un tiempo”, indican desde clínica Corachan.

Por este motivo, durante el puerperio, lo único que puedes hacer es refrescarte con agua de la ducha de la piscina o de casa, o bien con un pulverizador de agua, que puede convertirse en tu mejor amigo si tienes que pasar la cuarentena en esta época del año. A cambio, el buen tiempo puede ser un aliado a la hora de facilitar esta etapa de recuperación y adaptación a la nueva situación familiar a nivel mental porque tiene un efecto positivo en el estado de ánimo. Por ejemplo, te permite pasear muchísimo más de lo que el clima invernal invita a hacer.

Desde la Clínica Corachan recomiendan limitar los aspectos negativos del calor excesivo para poder disfrutar de las ventajas que ofrecen los días largos soleados a nivel mental. Para ello, aconsejan también mantener siempre fresco el ambiente en el ámbito del hogar, algo para lo que ya te dimos algunos consejos eficaces en su día. 

La importancia de la hidratación

Y, cómo no, ambas fuentes consultadas insisten en la hidratación como un aspecto fundamental para llevar mejor el puerperio en verano: esta es la clave para que el cuerpo sea capaz de sobrellevar la exigencia que supone la lactancia materna y también lo es para limitar los efectos negativos del estreñimiento, que es una molestia habitual durante el posparto. A esto, tanto el equipo humano de la clínica Corachan como la matrona Natividad García recuerdan lo importante que es la dieta, que sea variada y con abundantes frutas y verduras, productos ricos en fibra. “Es importante que sigas una dieta equilibrada y con el suficiente aporte de calorías para poder recuperarte en óptimas condiciones y conseguir una lactancia materna satisfactoria”, añaden desde la clínica catalana. 

A todo lo descrito, añadimos un detalle más: durante el verano es más fácil encontrar colaboración familiar aprovechando el tiempo de vacaciones. No lo dudes: déjate ayudar y descansa todo lo que puedas para que tu cuerpo y tu mente se recuperen lo antes posible del embarazo, el parto y los cambios drásticos propios del posparto.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo