Se acerca el gran día

Consejos para superar el miedo al parto

4 minutos

Llega el día el parto y en medio la ilusión, se cuela en la maleta un elemento indeseable: el miedo, a no ser capaz, a que algo salga mal, al dolor... ¿Cómo superarlo?

partoymiedos

Prepararse físicamente es una de las claves para acudir a la cita más importante de nuestra vida en buena forma: el parto. Pero también lo es la preparación mental:

“Lo que más me cuesta con las embarazadas que vienen a mi consulta, -cuenta la fisioterapeuta especializada en maternidad Paulina Ávalos- es ponerlas en contacto con su esencia animal, recordarles que las mujeres de todos los tiempos han parido hijos, a veces solas, y que todas llevamos en nuestros genes la forma de hacerlo. Solo hay que aplicarse en facilitar ese proceso fisiológico, natural y maravilloso que es un parto”.

Información, pero de la buena

Partiendo de esta base, de que somos capaces, lo segundo más importante es estar bien informadas y hacernos expectativas razonables de cómo es un parto, cuánto puede durar, qué puedo esperar del hospital y el equipo médico que estará conmigo, cómo prepararme con mi pareja...

En este sentido, los cursos de preparación al parto son una de las mejores opciones, porque ofrecen estrategias para afrontar los temores que van asociados no solo al parto, sino a las diferentes etapas de la maternidad.

Los partos en ascensores, casas o en plena calle que a veces se ven en la tele se producen en casos tan excepcionales que por eso salen en las noticias. Y tampoco responde exactamente a la realidad las imagen peliculera de la embarazada que rompe aguas en medio del supermercado y tiene que salir corriendo al hospital porque parece que va a peder el bebé por el camino. La mayoría de los partos no empiezan así (incluso, a veces la bolsa se rompe en el momento del expulsivo) y a las futuras mamás suele darles tiempo a ducharse tranquilamente y salir para el hospital sin prisas durante la etapa de la dilatación.

No me cuentes tu parto malo

Tan importante como recurrir a información de calidad es protegerse de las historias sobre malos partos que algunas amigas, familiares y conocidas nos cuentan: “pues yo estuve 12 horas en dilatación y al final la cosa acabó en cesárea”, “a mi prima no le funcionó la epidural”, “a la vecina del quinto le tuvieron que dar nosecuantitos puntos”. Historias que, por supuesto, entran dentro de lo posible, pero, ¿por qué nos tiene que pasar eso a nosotras?

En realidad, en España, el 90% de los partos se desarrolla sin ningún tipo de complicación. Y en el caso poco probable de que surgiera algún problema, estaremos en un centro adecuado para solucionar en el momento cualquier eventualidad que pudiéramos tener nosotras o el bebé y rodeados de un equipo médico preparado para atendernos.

De verdad ¿duele tanto?

Muchas mujeres asocian parto con un dolor terrible. Sin embargo, ¿cómo sabemos que va a ser terrible si no lo hemos experimentado y nunca ni existen dos partos iguales?

El umbral del dolor es diferente en cada persona, así que mejor esperar antes de ponernos en lo peor.

En el momento del parto, sobre todo si conseguimos desconectar del exterior, se desencadena un torrente hormonal con poder analgésico, de manera que muchas mujeres han llegado a experimentar sensaciones placenteras al dar a luz y, en cualquier caso, siempre existe la opción de pedir la epidural. Por otra parte, tendemos a asociar dolor con sufrimiento, cuando no tiene por qué ser así.

Además, los dolores van y vienen, te da tiempo a recuperarte y desaparecen mágicamente en cuanto te ponen a tu hijo en los brazos”.

Miedo a que no me repeten

La mayor concienciación de las embarazadas en pro de un parto respetado ha sumado un nuevo temor a sus preocupaciones. “Llevo todo el embarazo preparándome para tener un parto normal y me preocupa que en el hospital quieran acelerarme el parto innecesariamente”.

En los últimos años se ha avanzado muchísimo en el parto respetado. No solo las mamás están más informadas y son más exigentes, los hospitales y profesionales médicos cada vez son más conscientes de la importancia de desmedicalizar los nacimientos. Ahora podemos elegir maternidad y presentar un plan de parto en el que mostremos nuestras preferencias a la hora de dar a luz. Aquí es fundamental la colaboración de la pareja o el acompañante, pues ellos serán los encargados de, en caso necesario, hacer valer en la medida de lo posible las peticiones incluidas en el documento.

Asesora: Andrea Herrero Reyes. Matrona del Hospital Central de la Defensa, de Madrid.

Etiquetas: epidural, parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS