Parto prematuro

Cuáles son las principales causas del parto prematuro

A diferencia de lo que suele pensarse, en realidad existen muchos factores que pueden influir a la hora de que un parto se adelante, y que cause que el bebé nazca antes de la conocida como fecha aproximada o estimada de parto. A pesar de ello, en ocasiones es difícil conocer cuáles han sido las causas que han podido influir.

Un parto prematuro ocurre cuando el nacimiento del bebé se produce antes de las 37 semanas de gestación. De acuerdo a las estadísticas, la mayoría de los embarazos (esto es, alrededor del 90 por ciento), llegan a término, lo que significa que nacen entre las semanas 39 y 40 de embarazo. Pero, en ocasiones, el bebé llega inesperadamente antes de lo previsto. De manera que el parto puede adelantarse después de la semana 20 de embarazo y antes de la semana 38.

En realidad, existen muchos factores que pueden acabar combinándose entre sí para causar un parto prematuro. No obstante, no siempre es posible indicar exactamente qué fue lo que lo pudo causar.

Pero sí es posible dividirlo en tres principales categorías: cuando el parto -aunque prematuro- ocurre por sí solo, cuando el agua de la mamá se rompe de forma temprana, y cuando los médicos deciden que dar a luz es médicamente necesario. Lo cierto es que las dos primeras categorías tienden a ser similares, y pueden combinarse entre sí denominándose “parto prematuro espontáneo”.

El nacimiento prematuro y espontáneo del bebé: sus causas

Independientemente de cuándo comience, el parto se caracteriza por ser una serie de eventos complicados, que a menudo pueden ser impredecibles. Cuando nos encontramos ante un parto prematuro espontáneo, significa que el parto ha comenzado de forma temprana (esto es, antes de lo previsto), y que los médicos no pueden detener el proceso. En este sentido, se sabe que el parto prematuro espontáneo causa alrededor de dos tercios de todos los nacimientos prematuros.

Pero, como te hemos indicado al comienzo, desafortunadamente en algunas ocasiones no es posible saber exactamente qué fue lo que causó que el parto se adelantara y ocurriera prematuramente. A continuación analizamos y descubrimos algunas de las causas principales:

Infección

Algún tipo de infección suele estar presente en una gran cantidad de casos de parto prematuro espontáneo.

Por ejemplo, cualquier tipo de infección sistémica o inflamación podría hacer que la embarazada tenga a su bebé de forma temprana, incluyendo infecciones en la boca (como por ejemplo podría ser el caso de la enfermedad de las encías), los riñones, la vagina o el útero.

No obstante, se cree que las infecciones en el tracto genital sí suelen influir muchísimo, siendo incluso responsables de casi la mitad de todos los nacimientos prematuros. Los médicos creen que podría ser debido a la inflamación, lo que conduce a su vez a la liberación de prostaglandinas, la misma sustancia que se encarga de iniciar el parto cuando la embarazada está a término.

Problemas cervicales

La existencia de un cuello uterino incompetente, el cual puede provocar un acortamiento del cuello del útero tiende a aumentar el riesgo de parto prematuro, sobre todo si la embarazada presenta síntomas de parto.

También conocido como cuello uterino insuficiente, cuando ocurre el cuello del útero puede ser débil, por lo que puede comenzar a dilatar mucho antes de que el bebé nazca.

Ocurriría algo similar con la existencia de anomalías estructurales del útero, por ejemplo, cuando el útero es extremadamente grande, presenta anomalías en su estructura.

Genética

Se sabe que, si la madre o la hermana de la embarazada se pudieron de parto prematuramente, el riesgo de que también ocurra es mayor. Al igual que si no es la primera vez que se produce un parto prematuro (por ejemplo, si en una ocasión anterior otro bebé también nació de manera prematura).

Lo cierto es que los médicos no tienen del todo claro por qué puede ocurrir, pero también se sabe que pertenecer a la raza negra puede aumentar las posibilidades de tener un parto prematuro.

Poco tiempo entre embarazos

Cuando se produce un nuevo embarazo con menos de seis meses de diferencia, se sabe que el riesgo de tener un parto prematuro posteriormente tiende a ser dos veces mayor de lo normal. 

Algunos expertos señalan incluso que quedarse embarazada antes de los 18 meses después de haber dado a luz al último hijo aumenta igualmente el riesgo de parto prematuro. Por lo que, de acuerdo a las estadísticas, cuanto más se pueda esperar menor riesgo habrá.

Embarazo de gemelos, trillizos o más

Estar embarazada de más de un bebé hace que el útero se distorsione demasiado, lo que puede incidir directamente en que el parto ocurra temprano.

¿El estrés podría ser una causa relacionada?

Muchos expertos coinciden en señalar que el estrés psicológico crónico de alto nivel podría hacer que el parto comience de forma temprana, antes de lo previsto.

Pero no debemos confundirlo con el típico estrés que podríamos sentir un mal día, en el que nos encontramos agobiados por el trabajo. Se trata de un tipo de estrés emocional severo, el cual suele estar relacionado con una experiencia traumática, ya que puede conducir a la liberación de hormonas que, a su vez, desencadenarían la aparición de las contracciones.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo