Vídeo de la semana

Recuperación tras el embarazo

Cuidados de la piel para el posparto

En función del problema que detectes en tu piel y en qué zona del cuerpo sea, así será la mejor forma de actuar para ayudarla a recuperar su estado natural.

Cuidado de la piel
Cuidado de la piel (Foto: depositphotos)

Pensarás si estás en pleno posparto al leer el titular que introduce estas palabras que suficiente tienes con atender a tiempo completo a tu pequeño -¡felicidades!-y con descansar cuando las circunstancias te lo permiten como para tener que preocuparte por cosas a las que antes sí les dedicabas mucho tiempo, como es el caso de la salud de tu piel.

Queremos decirte si es así que entendemos perfectamente tu situación y la legitimamos, pero en la medida de lo posible es bueno para ti que vayas tomando hábitos y rutinas que te ayudarán en múltiples direcciones. Y cuidarte la piel no solo lo hace literalmente, sino que también es una excusa perfecta para poder dedicarte a ti misma un ratito cada día, algo fundamental para la salud mental de cualquier mujer en el posparto. 

Con la piel pueden darse distintas circunstancias tras dar a la luz, de ahí que no se puedan dar consejos generales, sino que estos han de ser concretos para cada una de las posibilidades. Pero antes de detallarte las más habituales, debes saber que los expertos coinciden en valorar que la piel, como el resto de tu cuerpo, tiene en el tiempo a su mejor aliado, ya que los cambios hormonales del embarazo no revierten en un día. De hecho, pueden tardar entre tres y seis meses en hacerlo. Por este motivo no es recomendable empezar tratamiento invasivos en la piel sin haber consultado previamente al dermatólogo, que es la persona indicada para diagnosticar si existe un problema que deba ser tratado de forma especial. 

Piel seca

Es muy habitual que la tengas así en el posparto, por lo que es fundamental que tu dieta sea saludable y variada y que te mantengas hidratada durante todo el día. Ve con tu botella de agua siempre de la mano. Además, es recomendable utilizar de forma recurrente una crema hidratante que ayude a la piel a mejorar, para lo cual la maquilladora Cristina Lobato recomienda que sean ricas en vitamina C, y aplicarla no solo por la noche y por la mañana, sino también al mediodía. Por otro lado, someter a la piel a una exfoliación semanal en la ducha para para eliminar todos los restos de células muertas ayuda a que esté más suave.

Acné

Al reducirse bruscamente el nivel de estrógenos en el organismo tras el parto, las glándulas sebáceas se activan para producir más grasa. Y tampoco ayuda a esto el estrés propio del posparto, además del cansancio. Por todo ello, el acné es un síntoma habitual de este momento de tu vida. No hay nada como mantener tu rutina habitual (o retomarla) de cuidado de la piel y descansar todo lo posible. El tiempo hará el resto. Y si es muy intenso, consulta al dermatólogo. 

Ojeras y bolsas

Son propias de situaciones de cansancio extremo, y el posparto lo es.  En ambos casos, el mejor consejo es que al remedio natural que es el sueño y el descanso añadas algún producto cosmético concreto en tu rutina de belleza que ayuden a eliminarlas. 

Cicatrices

En caso de cesárea o episiotomía durante el parto, las primeras semanas tras el parto son delicadas para la herida, por lo que conviene mantener muy limpia y seca la zona y aplicar clorhexidina en ella, tal y como explica la doctora Marina Rodríguez de Quirónsalud. Además, la dermatóloga recomienda proteger muy del sol la cicatriz al menos durante el año posterior a su curación total.

Manchas

Quizá hayas oído hablar del término cloasma, que se refiere a las manchas oscuras de la piel que aparecen en la gestación. Aunque es propia del embarazo, puede persistir en el posparto, pero los expertos coinciden en afirmar que desaparecen casi siempre con el tiempo. Mientras eso ocurre, hay que proteger muy bien a la piel de la radiación del sol, y si las manchas resisten se pueden aplicar cremas despigmentantes.

Flacidez

El ejercicio físico moderado, estar muy bien hidratada en todo momento e hidratar la zona abdominal con productos específicos para ello, como los aceites, son los tres mejores consejos para recuperar la elasticidad de la piel. 

Estrías

Ocurre con ellas algo similar a la flacidez, que no tienen por qué ser irreversibles si se ayuda a la piel a tiempo para recuperar su forma natural. Para ello, la hidratación de la misma es fundamental. Hay productos diseñados con dicho objetivo. 

Pezones

La doctora Marina Rodríguez recuerda la importancia de cuidar muy bien los pezones y las areolas durante la lactancia. Para ello, recuerda el poder natural de la leche materna para proteger a la piel: “Es rica en proteínas, grasas y azúcares, por lo que permite crear una correcta barrera hidrolipídica sobre la mamila-areola aplicando una pequeña cantidad con un masaje antes y después de cada toma”. Además, recomienda también el uso de cremas cuya composición sea rica en  lanolina en caso de que aparezcan las temidas grietas. 

Continúa leyendo