Recuerda cuidarte

Cuidados posparto: no te olvides de ti misma tras dar a luz

Aunque el bebé será sí o sí el centro de atención, no debes olvidar nunca a cuidar de ti tras dar a luz. Aquí vemos algunos consejos que pueden serte de ayuda.

madre e hijo
Fuente: iStock

Sí, durante los últimos meses y desde que has dado a luz toda tu atención se ha centrado en el pequeño que acaba de llegar al mundo… ¡Es normal! No obstante, no deberías descuidar a alguien también muy importante en este momento: a ti misma. Por eso, vamos a ver algunas recomendaciones para cuidarte después del parto.

En los últimos meses de tu vida no has hecho otra cosa que prepararte y pensar y pensar en el bebé. De hecho, ya has dado a luz, pero sigues centrada en él. Es completamente normal. Eso sí, eso no quita que además de cuidar al pequeñín, no puedas cuidar de ti misma.

Por eso hemos recopilado algunas recomendaciones sobre cuidados posparto. Piensa que mientras más a gusto y bien te encuentres, mejor podrás cuidar de tu hijo.

La ayuda debe ser bien recibida

Acabas de dar a luz y por muy bien que haya ido todo, el parto es una experiencia que agota enormemente tanto física como mentalmente. Por eso lo normal es que te sientas agotada. ¿Qué es lo mejor que puedes hacer? Pedir ayuda. O más bien, aceptarla, porque seguro que te han ofrecido ayudarte con algunas tareas.

Si algún amigo, familiar o tu propia pareja te quiere echar una mano, ya sea cocinando, limpiando o con alguna tarea doméstica, acepta su ayuda. Si no tienes a nadie cerca que pueda ayudarte, puedes considerar contratar un empleado del hogar por un tiempo. Aunque si no te has planteado contratar a nadie, lo que puedes hacer es simplificar e intentar disminuir los quehaceres de casa, al menos durante los primeros momentos.

Cuida tu hidratación

La deshidratación es un problema que siempre deberíamos tener presente, puesto que podemos deshidratarnos sin ni siquiera darnos cuenta. Si das de mamar a tu peque tienes mayor probabilidad de deshidratarte, por lo que no debes olvidar tomar una buena cantidad de líquidos, aunque lo mejor será que bebas mucha agua. Un truco para que te sea más sencillo acordarte es beber cada vez que das el pecho a tu pequeño.

Evita tomar alimentos muy copiosos que puedan hacerte sentir pesada, mejor consume comidas más ligeras y aprovecha los alimentos que contengan mucho líquido como las frutas y verduras.

Relájate de vez en cuando

Aunque no tengas mucho tiempo para dedicarte a ti, sí que puedes aprovechar algunos ratitos que te lo permitan. Por ejemplo, ya que vas a ducharte, puedes tomarte ese rato para ti y tratar de relajarte un poco.

Después de la ducha puedes aplicarte alguna loción o crema para conseguir mantener la piel también hidratada. Puedes pedirle a tu pareja o a alguien que te dé un pequeño masaje, seguro que los músculos acostumbrados a cargar todo el día al bebé, como los hombros, la parte baja de la espalda o los muslos te lo agradecerán.

Es importante que duermas

Seguramente te dediques a estar muy pendiente de si el bebé está durmiendo bien y lo suficiente, pero no debes olvidar que tú también debes hacerlo. Puedes aprovechar precisamente momentos en los que el pequeño esté durmiendo para echarte un rato e intentar conciliar el sueño. Intenta aprovechar cada oportunidad que puedas para descansar.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo