Patrocinado

Depresión posparto: ponle solución

Nace tu hijo y tú no solo no te sientes pletórica sino que estás agobiada, triste, con ansiedad… Las cosas más nimias se convierten en grandes desafíos. Puede que estés sufriendo depresión posparto, conoce más y ponle solución.

Si acabas de tener un bebé y no consigues que se te pasen las ganas de llorar, tranquila, no estás sola. El problema se nos plantea cuando, debido a la falta de comunicación porque nos avergüenza lo que sentimos o pensamos, nos aislamos y no hablamos sobre ello por lo que no somos diagnosticadas ni recibimos el tratamiento correspondiente.

El bajón anímico que acompaña la depresión posparto requiere tratamiento psicológico y médico y que no os engañen, el hecho de que el embarazo fuera planeado y de que tu bebé sea un bebé deseado no impide que algunas mujeres acusen un considerable bajón en las semanas o meses que siguen al parto.

La visión edulcorada de lo que es la maternidad, la idealización del embarazo, y del posparto, dificultan que muchas mujeres se atrevan a expresas sus sentimientos con sinceridad, no dejes que esto te ocurra a ti. Cuando compartimos las preocupaciones, estas se nos hacen más livianas.

Pide ayuda

No tienes por qué ser una superheroína, eres mujer y madre. Ni más, ni menos. Eres capaz de muchas cosas pero no tienes por qué ser capaz de hacerlo todo, es importante que conozcas tus limitaciones y si no puedes más o estás al borde del abismo pide ayuda.

Aunque pienses que no estás haciendo “nada especial” ese “nada especial” incluye: cuidar del bebé todo el día, amamantarle, cambiarle cinco o seis veces de pañal, atender ocho llamadas telefónicas, hacer la lista de la compra, levantarse tres veces en medio de la noche, etc.

Así que pide ayuda antes de que llegues a tu límite, te rodea mucha gente que te quiere (y a tu bebé también) y que estarán más que dispuestos a estar a tu lado, mano a mano, en tu día a día.

Prevenir la depresión posparto: estas estrategias ayudan

1. Duerme todo lo que puedas aprovechando cada pequeño instante. 

2. Date tiempo, las cosas se calman y acaban pasando. 

3. Comparte tus pensamientos, problemas y dudas con otras madres en grupos posparto, de lactancia, en el parque o incluso en internet. 

4. Sal a pasear. El sol, el aire y un poco de ejercicio te ayudarán a sentirte mejor. 

5. Para tu hijo tú eres única, te quiere a ti y listo. No te compares tú. 

6. Simplifica tu vida, los bebés no necesitan baños diarios ni tú el salón perfectamente colocado. Si los platos se quedan apilados en la cocina algo más que antes… no pasa nada. 

7. Si no quieras visitas, no las recibas. Durante el primer mes, sobre todo, es importante que descanses al máximo. 

8. Aprende a pedir ayuda, mucha gente está a tu lado y dispuesta a ayudarte mientras tú descansas.

Continúa leyendo