Parto en el agua

El parto en el agua es tan seguro como el parto tradicional

Una nueva revisión científica de más de 36 estudios ha concluido que dar a luz en el agua es tan seguro como hacerlo de la manera tradicional.

Cada día vemos cómo el parto en el medio acuático adquiere más y más popularidad. Las mujeres que se han decantado por esta opción aseguran que la llegada al mundo del bebé es menos dolorosa y que, además, el impacto del niño con la vida no es tan grande porque pasa del líquido amniótico al agua para, después, sacarlo de ella.

parto en el agua
Fuente: iStock

Aunque hace algunos años se cuestionaba la seguridad de este tipo de partos, lo cierto es que una nueva revisión científica a 36 estudios diferentes realizados a lo largo del tiempo acaba de asegurar que el parto en el agua (realizado de forma profesional y siempre que sigan las normas básicas de seguridad) es igual de seguro que el tradicional sobre una cama o camilla de hospital.

¿Qué se ha analizado?

En concreto, la revisión, publicada en la revista BMJ Open, ha analizado los resultados de 36 estudios científicos en los que se tuvo en cuenta a 157.546 mujeres y que se llevaron a cabo entre el año 2000 y el 2021.

En los mismos se analizaban diferentes aspectos del parto en el agua en dos situaciones diferentes: en entornos hospitalarios (31 estudios de los 36 analizados) y en partos domiciliarios atendidos por doulas (un solo estudio de todos) y en entornos dirigidos por matronas en unidades de partería (cuatro de los estudios analizados).

Además, las investigaciones analizadas también tuvieron en cuenta varios tipos diferentes de partos acuáticos: el primer caso, en el que la madre salía del agua justo para el expulsivo, y el segundo, en el que expulsaba al bebé también en el mismo entorno acuático y lo sacaban a la superficie para respirar.

Todo con el objetivo de compara los partos tradicionales con los partos acuáticos y descubrir si estos últimos tenían más beneficios que los primeros para la madre y para el bebé, así como comprobar si eran igual de seguros.

Los partos en el agua reportan beneficios en la madre

La conclusión, después de todo el análisis de las investigaciones, no es solo que el parto en el agua es igual de seguro que el tradicional (que también) sino que sí existen beneficios de este medio para la madre y también para el bebé. ¿Cuáles? A juzgar por las conclusiones de la revisión científica:

  • Los partos en el agua reducen el uso de epidural
  • Reducen la episiotomía
  • Reducen las hemorragias posparto
  • Reduce el dolor del parto sin aumentar ningún riesgo
  • Emocionalmente, las madres quedan más satisfechas con el parto que cuando se realiza de manera tradicional

Eso sí, los autores son conscientes también de la necesidad de tener mucho cuidado con el cordón umbilical del bebé a la hora de sacarlo del agua para respirar. “Los médicos deben tener cuidado de evitar ejercer una tracción indebida sobre el cordón umbilical al llevar al recién nacido a la superficie del agua”, aseguran los autores.

“El parto en el agua puede tener beneficios para las mujeres sanas y sus recién nacidos, cuando se encuentran en la unidad obstétrica donde la mayoría de mujeres dan a luz, aunque es una intervención compleja y matizada”, concluyen los autores de la revisión científica.

Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo