Antes del parto

El plan de parto: cómo puede ayudarnos y para qué sirve

¿Qué es realmente un plan de parto y por qué puede llegar a ser útil? ¿Qué se debe incluir en él?

El plan de parto consiste en un documento donde la mujer puede expresar sus necesidades, deseos, preferencias y expectativas sobre el proceso de parto y del nacimiento de su bebé.

¿Cómo puede ayudarnos?

El plan de parto
Foto: Istock

Tener este tipo de información por escrito puede ayudarnos para informar al equipo profesional que nos atenderá ese día del parto a comprender cuáles son nuestras preferencias, siempre teniendo en cuenta su diagnóstico profesional en base a cómo transcurre el parto. Facilitará la comprensión del proceso y la participación activa tanto de la mujer como de su pareja o acompañante, y evitará tener que comunicar sus preferencias el día del parto, momento en que el estado emocional y físico es más vulnerable y la mujer se halla centrada en el proceso vivencial.

Este documento no sustituye a la información que proporciona el equipo profesional que atiende durante el embarazo. 

¿Cuándo se recomienda elaborarlo?

Aunque se puede realizar en cualquier momento del embarazo, recomendamos que lo escribáis hacia la semana 28-32 ya que ahí os podrán surgir más dudas que podéis resolver con vuestra matrona.

Podéis estar tranquilas que lo que escribáis no tiene por qué ser lo que queráis ese día del parto y podéis sin ningún problema cambiar de opinión. Recordad que esto es sólo una guía.

Otra cosa a tener en cuenta con el Plan de Parto es que lo que escribimos son nuestras preferencias como mujer parturienta, pero eso no quiere decir que sea lo que vaya a ocurre al 100% ese día ya que el proceso de parto y el nacimiento depende de muchos otros factores que no dependen directamente de nosotras. Es por ello que es de suma importancia elegir un equipo y un hospital que se base en la evidencia científica actúe según los protocolos actualizados.

Un plan de parto no tiene como objetivo planificar el desarrollo del parto y nacimiento. Si surgen circunstancias imprevisibles, el personal sanitario aconsejará la intervención más oportuna, y la realizará tras informar adecuadamente y pedir el consentimiento.

El resto de cuidados y buenas prácticas se seguirán realizando, según las recomendaciones de las guías de evidencia y protocolos, así como de las preferencias expresadas por la mujer en su plan de parto.

¿Qué información encontraré en el Plan de Parto?

1. Llegada al hospital.

  • Acompañamiento: participación activa de la pareja/acompañante.
  • Necesidades especiales por diferencia de capacidad.
  • Necesidades especiales por motivos de cultura o idioma.
  • Espacio físico.
  • Intimidad.

2. Periodo de dilatación: asistencia, cuidados y dilatación.

  • Personal asistencial.
  • Enema antes del parto.
  • Rasurado antes del parto.
  • Líquidos durante la dilatación.
  • Elección del lugar y posición durante el parto.
  • Movilidad durante el parto.
  • Tratamiento y manejo del dolor.
  • Uso de material de apoyo durante el parto.
  • Uso de bañera/ducha durante la dilatación.
Qué incluir en el plan de parto
Foto: Istock

3. Intervenciones:

  • Monitorización fetal.
  • Tactos vaginales.
  • Administración de medicamentos para acelerar el parto.
  • Canalización de vía venosa.
  • Sondaje vesical.
  • Rotura de la bolsa.

4. Periodo expulsivo (salida del bebe):

  • Pujos.
  • Episiotomía.
  • Nacimiento.
  • Contacto inmediato piel con piel tras el nacimiento.
  • Aspiración de secreciones y sondajes tras el nacimiento.
  • Atención inicial del recién nacido.
  • Corte del cordón umbilical.
  • Inicio precoz de la lactancia.
  • Corte del cordón por la pareja/acompañante/la propia madre.
  • Donación de sangre del cordón.

5. Alumbramiento de la placenta

6. Cuidado y atención al recién nacido:

  • Separación de la madre y realización de procedimientos.
  • Administración de medicamentos preventivos y vacunación.
  • Administración de la Vitamina K para reducir el riesgo de hemorragias.
  • Colirio o pomada antibiótica oftálmica para reducir el riesgo de conjuntivitis.
  • Higiene del recién nacido.

7. Periodo de puerperio.

  • Traslado a planta y estancia en la maternidad tras el nacimiento.
  • Duración de la estancia y cohabitación madre – recién nacido.

8. Lactancia materna, mixta o artificial.

9. Parto instrumental (forceps, ventosa, espatula) o cesárea.

Con esta información, en cada apartado es ir rellenando nuestras preferencias y sobre todo resolver las dudas de las cosas que no tengamos claras con los sanitarios adecuados y así poder dar consentimientos siempre informados.

Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo