Plan de posparto

El plan de posparto es igual de importante que el plan de parto: así se hacen

El plan de posparto es igual, o más importante, que el famoso plan de parto. En el dejarás reflejado todas aquellas preferencias que, de ser posible, quieres recibir después de dar a luz. Te enseñamos cómo se hace uno.

Cada vez son más las mujeres que denuncian la misma situación: durante los nueve meses de gestación, toda la atención se dirige a la madre, a su bienestar, su descanso y su tranquilidad. Sin embargo, una vez nace el bebé, nadie recuerda que la mujer ha pasado por un momento duro física y mentalmente hablando.

El parto no es un camino de rosas, pero en el momento en el que el bebé llega al mundo, nadie se acuerda de la madre. Todas las atenciones se dirigen al bienestar y la tranquilidad del pequeño. Pero, sea vaginal, sea por cesárea, el parto es prácticamente como una operación: solo algunas mujeres se libran de la episiotomía, por ejemplo.

Además, el momento del parto supone un desajuste de hormonas de tal magnitud que la mamá necesitará cuarenta días (conocidos como puerperio) para recuperarse; al menos, en parte. Y para volver a hacer una vida parecida a la de antes del embarazo.

Con todo, el posparto supone una maratón física y emocional increíblemente desafiante para la mujer que acaba de convertirse en madre. Y, por si lidiar con todos sus cambios no fuese suficiente, ahora también tiene que encargarse de un bebé que no para de pedir atención y cuidados y que no deja de llorar.

La necesidad de un plan de posparto

Cuando llega el momento del parto, tanto la matrona, como el médico o las enfermeras solicitan a la mujer un plan de parto al que puedan acogerse en caso de ser posible. Un plan de parto en el que la madre deje por escrito cuáles son sus preferencias en el momento del alumbramiento: prefiere parir con epidural, o no, sentada, en el agua… En este artículo te contamos exactamente qué es lo que debe llevar de manera obligatoria. Ese plan de parto se comunicará, como decimos, a los profesionales encargados de ayudarle a dar a luz para que puedan cumplir, en la medida de lo posible, sus deseos.

Sin embargo, los cuidados de la madre no deberían acabar en el momento de dar a luz. Son muchos los profesionales que llaman ‘cuarto trimestre’ al posparto, pues trae consigo cambios muy significativos: tanto en el cuerpo, como en la mente, las emociones y también en la familia, que tiene que adaptarse a un nuevo miembro. Además, la madre pasará a ser responsable de los cuidados y la alimentación de un pequeño que acaba de venir al mundo. Por no hablar de la disminución de horas de sueño o la necesidad de alimentarse bien a sí misma para evitar, en la medida de posible, la anemia, la depresión posparto, la fatiga o la osteopenia.

Para intentar disminuir todo el desgaste físico y emocional lo máximo posible, son muchos los profesionales que recomiendan tener preparado un plan de posparto. “Es una manera muy bonita de que las parejas o la familia se acerquen entre ellos a través de la comunicación abierta sobre los miedos, las preguntas y las alegrías relacionados con la logística de tener un recién nacido en casa”, afirma a Mother.ly Esther Lavi, entrenadora de sueño infantil y especialista en bienestar para padres. “Este plan mitiga las sorpresas en torno a las preferencias y valores de su familia y su pareja cuando nace el bebé, por lo que ayudará, incluso, a evitar el estrés cuando se mezclen opiniones”.

¿Cómo hacer un plan de posparto y qué debe incluir?

¿Pueden venir visitas a casa o prefiere esperar a estar más recuperada? ¿Quién se encargará de las tomas nocturnas? ¿Necesita que alguien se ocupe de la comida? ¿Puede coger al bebé alguien que no sea mamá o papá? Estas y otras cuestiones son solo algunas de las que más ansiedad causan en mujeres que acaban de dar a luz, así que todas ellas, entre otras, deberían estar recogidas en ese plan de posparto.

El mismo responderá a las necesidades nutritivas, de apoyo y de cuidado personal a la madre durante, al menos, los cuarenta días posteriores a dar a luz. Es una ayuda para que familia y pareja entiendan que una parturienta no puede hacer todo por sí misma y que necesita ayuda.

El mejor momento para prepararlo es el tercer trimestre del embarazo porque, de esta manera, podrás consultar dudas y recomendaciones con tu ginecólogo y el equipo médico antes de que nazca el bebé.

¿Qué debe incluir? El medio Mother.ly ha establecido una guía con todo lo que no puede faltar en un plan de posparto:

  • Planificación de la baja por maternidad y paternidad
  • Planificación del sueño de la madre y sus cuidados físicos
  • Planificación de visitas: cuándo estarán permitidas, cómo y quién prefieres que se quede en casa durante las primeras semanas después de dar a luz para ayudaros
  • Planificación de apoyo a la lactancia materna o el biberón
  • ¿Necesitaréis ayuda a domicilio profesional? El plan posparto es el momento de dejarlo claro
  • Planificar y establecer nuevas rutinas: cuándo hay que bañar al bebé, cuándo la madre necesita descansar,…
  • Apoyo a la salud mental de la madre: los profesionales creen que es interesante plantear una visita al psicólogo entre la primera y la segunda semana después del parto
  • Planificación de la vuelta al trabajo
Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo