Respiración en el parto

Estas son las respiraciones que pueden ayudarte a soportar el dolor del parto

La respiración es un arma poderosa a la hora de calmar emociones y dolor. Sí, también el del parto. Un experto nos da las claves para que aprendas a controlar el dolor de las contracciones gracias a la forma de respirar.

parto
Fuente: Istock

El momento del parto es uno de los que más miedos crean a todas las embarazadas (sobre todo, a las primerizas). Y es que, llegar a un momento en el que no sabes qué te vas a encontrar y del que te han hablado refiriéndose siempre al dolor es normal que asuste un poco.

Sin embargo, ¿sabías que controlar tu respiración desde que empiezan las primeras contracciones de parto hasta que tienes a tu bebé en brazos puede ser tu mejor aliado contra el miedo y el dolor? Es algo muy curioso porque si practicas una respiración diferente y adaptada a cada periodo del parto en el que te encuentres, la cosa mejorará mucho.

Así, no será igual la manera de respirar durante las primeras contracciones, a hacerlo durante el expulsivo o justo antes o después de este. Al menos, así lo afirman los expertos a los que hemos decidido acudir para que nos dieran pautas que todas las embarazadas deberían conocer.

“Durante el preparto, las respiraciones ayudan a mantenernos relajadas, a familiarizarnos con el ritmo y la intensidad de las mismas y a relajar la musculatura”, afirma María Loreto Hernández Martínez, matrona en Vithas Granada. Sin embargo, la misma profesional nos comenta que ya en el parto la respiración tiene una función más completa porque, además de todo lo anterior, también ayuda a oxigenar adecuadamente a la madre y al bebé y a desviar la atención del dolor durante la contracción. “No tienen un gran poder analgésico, pero ayudan a sobrellevar de forma óptima el dolor durante el parto”, aclara.

Esta explicación deja entrever, por tanto, que las técnicas de respiración que se enseñan para el periodo de preparto no serán las mismas que tienes que conocer si estás en el periodo de expulsivo, ya que no tienen la misma función.

Y no, no te preocupes, no te van a enseñar cincuenta tipos de respiraciones diferentes cuando llegues a los cursos preparatorios del parto: “la tendencia es enseñar cada vez menos tipos de respiraciones”, afirma María Loreto.

Respiraciones diferenciando fases

Hay que aclarar que la respiración, por supuesto, no será la misma durante todo el proceso de parto y que esta dependerá, en gran medida, en el periodo en el que nos encontremos. No obstante, la matrona recuerda que “es importante escuchar a tu cuerpo, que irá indicando sensaciones y necesidades en cuanto a oxígeno y movilidad”. Así, aboga por vivir el proceso de manera consciente.

  • ¿Qué pasa en las primeras contracciones? Cuando no son demasiado dolorosas, la mamá necesita comenzar a relajarse, destensar la musculatura y evitar estrés y ansiedad que pueden ir vinculados al inicio del parto: “en este punto debe respirar de forma profunda y rítmica, tomando aire por la nariz y soltándolo despacio por la boca, invirtiendo, además, más tiempo en la espiración que en la inspiración”, comenta María Loreto.
  • Así, pasamos al periodo de dilatación, cuando las contracciones se vuelven muy intensas y dolorosas. Aquí la matrona comenta que es importante intentar hacer una respiración parecida a la anterior pero con una respiración profunda y honda al principio y al final de la contracción. Esto servirá para garantizar el aporte óptimo de oxígeno al bebé, que ahora está algo ‘apretado’.
  • Pasamos, de esta manera, al periodo de expulsivo, cuando la madre sentirá la necesidad de empujar. “En este punto haremos una respiración parecida a la anterior pero implicando al abdomen para ayudar al descenso fetal”, comenta la matrona. Además, completa diciendo que habrá que hacer una respiración jadeante cuando la cabecita del bebé está asomando. “De esta manera evitaremos que la cabeza salga de manera brusca y que sufra nuestro periné”.

Pautas generales sobre las respiraciones

Los profesionales están optando por enseñar cada vez menos tipos de respiraciones distintas, para evitar unificar e ir modificando un modelo único que pueda servir para las diferentes fases del parto.

Así, la matrona cree que lo mejor es que la madre practique la meditación y la respiración consciente en el preparto y que, en el parto, pase a las respiraciones básicas.

La importancia de la pareja en el parto

Los beneficios de contar con un compañero durante todo el proceso de parto son de sobra conocidos. Pero, además de todos los que ya hemos indicado, puede ayudar a la mamá a controlar su respiración hasta que nazca el bebé. Al menos, así lo afirma Borja Otero, ginecólogo y miembro de Top Doctors: “que la parturienta cuente con un compañero practicando el mismo tipo de respiración le ayudará a centrarse en ella y no desviarse hacia el dolor y perder el control del proceso”, aclara.

También te puede interesar:
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo