Contracciones del parto

¿Estoy de parto? Claves para reconocer las contracciones

Cuando se aproxima el momento de dar a luz es inevitable que, a una embarazada, y en especial a una primeriza, no se le pase por la cabeza si sabrá identificar las contracciones que le están indicando que es la hora del parto. Si quieres descubrir cómo reconocerlas, te contamos algunas claves para identificarlas.

contracciones
Fuente: Depositphotos

A lo largo de todo el embarazo se producen distintas contracciones del útero. Y, probablemente, cuando piensas en la palabra “contracción” (en cuanto a una embarazada se refiere) la consideres directamente como el aviso de que es la hora de dar a luz. Sin embargo, la realidad es que existen otros tipos que durante la gestación que no son sinónimos de ello

La cuestión está al final del embarazo, ya que cuando se producen en este momento, sí que son síntomas de parto. Por tanto ¿cómo podemos distinguir una contracción preparatoria de una que sí que indica la llegada del “ansiado momento”? Veámoslo. 

Claves para identificar las contracciones de parto

Lo primero es reconocer algunas señales que irán de la mano a las contracciones de parto. Antes de que se produzca la dilatación, la mujer pasará por una situación conocida como fase prodrómica, que en las mamás primerizas puede tener una duración de incluso dos días. En esta fase se manifestarán señales como estas: 

  • La desaparición del tapón mucoso. Se trata de una sustancia de aspecto gelatinoso que se encuentra dentro del canal vaginal y que se encarga de aislar el ambiente uterino. En algunos casos puede ser que este tapón desaparezca una semana o 10 días previos al parto, de ser así, lo mejor es que la embarazada acuda al hospital para hacer una revisión.
  • La rotura de la bolsa de aguas. La clásica imagen que todos tenemos en mente es el momento en el que se rompe la bolsa y se expulsa el líquido amniótico que se ha encargado de proteger al bebé durante los nueves meses que ha estado en el interior de su madre.
  • El aumento de las contracciones como tal. Las contracciones comienzan a aumentar de forma progresiva, tanto su frecuencia como su intensidad. Esto significa que el cuello del útero está empezando a ablandarse y a aplanarse

 

¿Cómo son?

Otro punto que se debe considerar es cómo son las características propias de las contracciones de parto, ya que te harán diferenciarlas de otras. 

Cuando se empiezan a presentar estas contracciones, al principio lo hacen en intervalos irregulares, después notarás que lo hacen en periodos regulares rítmicos y que son dolorosas y bastante intensas (a diferencia de las falsas contracciones, en lugar de aminorar su intensidad, esta irá incrementándose). 

En un primer momento aparecerán cada 20 minutos, luego cada cuarto de hora y, por último, cada 10-5 minutos. Aunque al final se darán cada dos minutos y medio o incluso menos

Sumando su fase de inicio, su punto más álgido y su debilitamiento, tienen una duración de unos 60 segundos cada una (irán en aumento de los 30 hasta los 70 segundos).  

El dolor que provocan se aprecia tanto en el bajo vientre como en la zona lumbosacra, ya que lo que están intentando conseguir es que el bebé baje por el canal de parto y sea expulsado. Será más fuerte conforme la dilatación vaya siendo más evidente. Además, pueden ir acompañadas de retortijones abdominales y diarrea.

Es posible que en algunos casos se puedan llegar a sentir este tipo de contracciones y que desaparezcan al poco tiempo, se tratará de una falsa alarma. Lo que será una verdadera señal será cuando se repitan en intervalos de 5-10 minutos y duren unos 40 segundos. En esa situación, efectivamente, es la hora de ir al centro hospitalario

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo