Cuidado de la piel en el embarazo

Estrías después del parto: por qué aparecen y cómo prevenirlas

Se suele pensar que las estrías del embarazo únicamente se desarrollan durante la gestación, en la mayoría de las ocasiones a partir de finales del segundo trimestre, cuando el bebé empieza a crecer más rápidamente. Sin embargo, ¿sabías que también pueden formarse unos días o semanas después del parto?

Estrías después del parto
Foto: Istock

Las estrías, también conocidas bajo el nombre de estrías gravídicas cuando surgen durante el embarazo, consisten básicamente en un tipo de cicatrices, parecidas a rayas dentadas, que se forman en la piel cuando esta se estira demasiado, y cuando lo hace, además, rápidamente.

Por este motivo, las estrías tienden a desarrollarse a medida que la piel se estira rápidamente, lo que ocasiona desgarrar las estructuras que sirven de soporte en la capa media o inferior de los distintos tejidos cutáneos, originando la formación de la cicatriz.

En un principio, lo habitual es que se sientan ligeramente elevadas, aunque con el tiempo, a medida que la lesión cicatriza, acabarán sintiéndose como pequeñas depresiones en la piel, especialmente cuando las tocamos.

Por otro lado, cuando se desarrollan por primera vez lo más común es que presenten una tonalidad rojiza, rosada, azulada o morada. Este color es una señal de que, justo debajo, los vasos sanguíneos funcionan de manera adecuada, motivo por el cual es habitual que los tratamientos aplicados en las primeras etapas suelan ser más efectivos.

En cualquier caso, suelen aparecer durante períodos de crecimiento acelerado, cuando se produce un rápido aumento de peso y, por tanto, de volumen. Debido a ello, el embarazo suele ser una de las etapas más comunes. No en vano, se calcula que alrededor de un 90 por ciento de las embarazadas las desarrollan, especialmente a lo largo del tercer trimestre de embarazo.

Sin embargo, ¿sabías que también podrían aparecer después del parto, una vez ha nacido el bebé?

Las estrías después del nacimiento del bebé

Lo cierto es que pocas embarazadas saben que las estrías pueden llegar a aparecer tanto durante como después del embarazo, debido fundamentalmente a los diferentes cambios que experimenta la piel a lo largo de ambas etapas

Durante la gestación, lo más habitual es que las estrías empiecen a formarse a partir del segundo trimestre, dado que es cuando el abdomen empieza a estirarse y a agrandarse a medida que el bebé crece y se desarrolla. 

Tratamiento de las estrías del embarazo
Foto: Istock

Pero el hecho de que estas no hayan aparecido durante el embarazo no significa que no puedan hacerlo poco tiempo después. De hecho, muchas mamás se sorprenden al descubrirlas tras la salida del hospital, o incluso unos pocos días o semanas después.

Aunque los expertos no saben a ciencia cierta por qué se forman después del embarazo, muchos especialistas sospechan que podría tener relación con el esfuerzo que ejerce la mamá durante el momento del parto, lo que podría acabar tensando todavía más el área del abdomen. 

Debido a ello, cuando las estrías que se forman se desarrollan después del parto lo común es que surjan en la zona del vientre bajo; es decir, justo debajo de la barriga, y no encima (como habitualmente sucede durante la gestación).

Cómo tratar las estrías después del parto

Existen diferentes opciones a la hora de tratar y eliminar las estrías después de la gestación, independientemente de que estas hayan aparecido durante el embarazo, o después del nacimiento del bebé. La clave, como es de imaginar, es no esperar demasiado tiempo. 

Y es que el mejor momento para tratarlas es justo cuando han aparecido, puesto que la piel responderá muchísimo mejor al tratamiento, y este podría ser bastante más efectivo, consiguiendo con ello los mejores resultados. A continuación, te explicamos algunas opciones útiles:

  • Microdermoabrasión. Consiste en un procedimiento en el que se pulverizan pequeños cristales sobre la piel con la finalidad de eliminar la capa superior con la ayuda de una varita, estimulando con ello la producción de colágeno.
  • Tratamiento con láser. Actúa estimulando la producción tanto de nuevo colágeno como elastina, lo que ayudaría a su vez a la hora de activar nuevas células cutáneas. Es útil para acelerar el proceso de decoloración de la piel, a la vez que la suaviza.
  • Cremas con retinoides. Los retinoides son derivados de la vitamina A que pueden ser de utilidad a la hora de acelerar la renovación celular, y actuar como exfoliantes, eliminando la capa superior de la piel y dando paso a una nueva y más saludable capa de células.

El uso de determinadas cremas y aceites antiestrías también pueden ser de cierta ayuda, aunque para ello se necesita optar por un tratamiento específico que sí haya demostrado ser eficaz en este sentido.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo