Después del parto

Euforia posparto: todo lo que necesitas saber sobre esta explosión de felicidad

Aunque menos conocida que la depresión o la melancolía posparto, ¿sabías que también pueden surgir síntomas exagerados de euforia o hipomanía?

Se estima que casi dos tercios de las mamás tienen sentimientos de tristeza después de dar a luz. Aunque es cierto que esta cifra no puede consultar, sí da testimonio de una realidad: muchas mujeres experimentan la famosa melancolía posparto. Pero hay un problema: conocemos el “término”, pero no se es consciente de medir las consecuencias.

Algo aún más grave es la depresión posparto, que a menudo tiende a ser confundida con la melancolía, pero que sí genera un estado de sentimientos negativos muchísimo más incipientes e intensos.

Sin embarazo, ¿qué hacer cuando ocurre todo lo contrario? Menos conocida que las dos anteriores, ¿sabías que también existe lo que los expertos denominan euforia posparto

¿Qué es la euforia posparto?

Todos hemos oído hablar sobre la depresión posparto. La que ocurre después del parto, y que puede aparecer en cualquier momento durante el año siguiente al nacimiento del bebé. Además, es muchísimo más grave que la melancolía posparto, motivo por el cual requiere tratamiento.

Se estima que este tipo de depresión afecta a entre un 15 y un 20 por ciento de las nuevas mamás. De estas cifras, cerca de un 7 por ciento mostrará síntomas significativos durante los tres primeros meses después del parto; y el 19 por ciento síntomas leves o moderados.

Pero, ¿y si ocurre todo lo contrario? En pocas palabras, la euforia posparto cursa con síntomas de euforia exagerada en los días o semanas posteriores al nacimiento del bebé. Por este motivo, también es conocida médicamente como hipomanía posparto, ya que también tiende a cursar con hipomanía

Debemos tener en cuenta que la hipomanía es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por cambios de humor, períodos de hiperactividad e irritabilidad, asociados con trastornos del sueño. Esta fase, a su vez, suele ir seguida de otra, depresiva.

Se estima que la euforia posparto, aunque menos conocida que la depresión posparto o la melancolía, afecta a entre 1 y 2 de cada 10 mamás después del parto. Aunque las estadísticas varían. Por ejemplo, otras cifras señalan que este tipo de euforia afecta a entre el 9,6 y el 49,1 por ciento de las madres que han dado a luz.

¿Cuáles son los síntomas?

Síntomas de la euforia posparto
Foto: Istock

Al menos al principio, cuando se presenta la euforia posparto lo más común es que la mamá que lo experimenta se sienta bien. Pero si los síntomas no se tratan, o empeoran, lo más común es que, seguidamente, surjan sentimientos de agotamiento, cansancio, confusión y ansiedad.

De hecho, se sabe que, cuando la euforia posparto no se trata adecuadamente puede acabar originando depresión posparto o, en casos graves y raros, psicosis posparto.

En cualquier caso, respecto a los primeros síntomas que suelen surgir, los más comunes tienden a ser los siguientes:

  • Sensación de felicidad extrema
  • Sentirse más productiva y centrada
  • Necesidad de una menor cantidad de sueño
  • Problemas de concentración
  • Experimentar pensamientos acelerados
  • Sensación de no poder dejar de hablar

¿Cómo se trata?

Aunque está claro que muchas mamás experimentan síntomas de hipomanía una vez ha nacido el bebé, por el momento es necesario llevar a cabo más investigaciones sobre cómo los síntomas pueden relacionarse o no con otros trastornos asociados con el estado de ánimo posparto.

Sea como fuere, hoy en día existen muchas formas de tratar los trastornos y condiciones relacionados con el estado de ánimo después del parto, incluyendo la terapia. Por ejemplo, tanto la terapia cognitivo-conductual como la terapia interpersonal son opciones que han demostrado ser bastante útiles. Así como la prescripción de medicamentos psiquiátricos.

Cuando se acude a la consulta del médico, es probable que el especialista no solo revise el estado de salud general de la persona, sino que, además, solicite la realización de un análisis de sangre con la finalidad de descartar posibles desequilibrios hormonales, disfunciones y afecciones de la tiroides o cualquier otro problema médico que podría estar causando los síntomas. 

Especialmente después del nacimiento del bebé, es normal que buscar tratamiento para la euforia o la depresión posparto puede resultar aterrador, sobre todo en un principio. Pero, por suerte, existen muchísimos recursos disponibles, que pueden ser de bastante ayuda.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo