En forma

Hipopresivos: todo lo que pueden hacer por ti en el posparto

Ayudan a tonificar el suelo pélvico y el abdomen, así como a mejorar la postura después de dar a luz pero, ¿cómo se practican estos ejercicios? ¿con qué frecuencia hay que hacerlos? ¿con qué hay que combinarlos? ¿realmente funcionan? Tratamos de aclarar todas tus dudas.

hipopresivos
Hipopresivos (Foto: depositphotos)

Si has sido madre no hace demasiado tiempo, seguramente has escuchado algo sobre los hipopresivos. Quizá algo así como que son unos ejercicios de “ abdominales milagrosos” que te ayudan a recuperar tu cuerpo en el posparto. La realidad es que no, no son milagrosos pero sí que pueden ser el mejor salvavidas al que agarrarte para pasar a encontrarte mejor físicamente tras el nacimiento de tu hijo. Sus beneficios para la faja abdominal son muchos y es por eso una técnica que, aunque puede utilizarla cualquier persona, se creó precisamente pare la recuperación abdominal después de dar a luz por la presencia de diástasis y cada vez son más las mujeres que recurren a ella.

La principal diferencia que tienen con los abdominales tradicionales que forman parte de cualquier rutina de entrenamiento deportiva es que, mientras estos centran su trabajo en un solo plano muscular y pueden ser lesivos si no se hacen correctamente, los hipopresivos, trabajan en distintos planos, lo cual puede ayudar a la mejora de diferentes patologías así como problemas posturales e incluso intestinales, y no tienen ningún efecto negativo en quien los practica. Eso sí, para que sean realmente efectivos deben realizarse de forma adecuada y, sobre todo, formar parte de un plan de entrenamiento completo con lo que tu cuerpo necesita como aclara Raquel López, Directora general de Mamifit: “La combinación de varios métodos y entrenamiento es la clave para la recuperación. Los hipopresivos son una herramienta más a incluir en nuestro entrenamiento, pero no se deben hacer como única modalidad. Se deben incluir en una programación global de entrenamiento acorde a las necesidades de cada persona. Como todo, no existen métodos milagro”.

¿Cómo y cuándo hacerlos?

Aclarado este punto, es hora de centrarse un poco más en cómo funciona este este entrenamiento postural y respiratorio para que se logren sus principales objetivos que son un suelo pélvico y un abdomen tonificado y una mejora general de la postura. Esto se consigue mediante una estudiada combinación de movimientos y posturas diferentes con un absoluto control de la respiración, que trata de disminuir la presión de la cavidad abdominal, pélvica y torácica al abrir costillas y estar en apnea profunda durante el ejercicio.

Pero antes de ponerte a probar, lo primero a la hora de iniciarse en su práctica, es saber si tu cuerpo está o no preparado para ellos después de haber parido y para ello nada como acudir a un fisioterapeuta especializado para que haga una valoración completa de tu caso. “Será la persona que indique si los hipopresivos están indicados en nuestro posparto y cómo realizarlos", recomienda la experta de Mamifit, quien apunta que "estaría contraindicado en casos de hipertensión no controlada, enfermedades obstructivas respiratorias (salvo asma), procesos de inflamación aguda crónica (enfermedad de Crohn o Hipertonías del suelo pélvico. Los hipopresivos, al igual que cualquier otra disciplina, como los ejercicos de kegel, bolas chinas, etc, no los pueden hacer/usar todas las personas”.

Una vez vayas a iniciarte, es alguien como ella, precisamente, quien debe enseñarte la técnica para poder hacerlos correctamente y explicarte qué progresión debes seguir para obtener una mayor efectividad. Según la especialista, lo habitual suele ser iniciarse unos 20 minutos 3 días a la semana insistiendo en combinarlo con un trabajo global “y es recomendable hacerlos tras haber realizar actividades de impacto o un día largo de estrés para compensar las tensiones del cuerpo.”, aclara. De hecho, lo ideal sería mantener los hipopresivos en tu rutina de entrenamiento incluso tras haber pasado el periodo de posparto para seguir disfrutando de sus beneficios.

Continúa leyendo