Paso a paso

El ingreso en la clínica

La fecha del nacimiento de tu hijo está cerca. Ya sabes donde vas a dar a luz pero... ¿has estado alguna vez en la clínica? ¿Sabes qué te van a hacer cuando llegues? Aunque los protocolos médicos pueden variar de un hospital a otro, te contamos la rutina más habitual.

Trámites burocráticos: ingreso

Nada más entrar tendrás que pasar por Administración para dar tus datos: nombre, apellidos, DNI y número de asegurada.

Es mejor que estos trámites los haga tu acompañante para que puedas concentrarte en el parto.

Primera revisión

  • La matrona o el tocólogo de guardia revisarán tu historia clínica y te harán un tacto vaginal, introduciendo los dedos cubiertos por un guante en la vagina cuando no tengas contracción, para saber cómo está de avanzado el parto.
  • La exploración no es dolorosa si se realiza con delicadeza.
  • Te tomarán la tensión arterial y la temperatura.
  • Te harán una analítica de una muestra de orina, para descartar la presencia de proteínas o infecciones.

Monitorización

También auscultarán el ritmo cardiaco del bebé y controlarán las contracciones del útero con ayuda del monitor fetal.

Este aparato se puede colocar sobre la tripa de la embarazada o en la cabeza del bebé con un fino electrodo que se inserta a través de la vagina, siempre que la embarazada haya roto aguas.

La monitorización puede ser intermitente si optas por un parto natural y no hay problemas, pero debe ser continua durante el resto de la dilatación si optas por la anestesia epidural.

¿Dónde transcurre el parto?

  • Maternidad pública. Cuando se confirme que estás de parto, pasarás con tu acompañante a la sala de dilatación, donde te darán un camisón y algunas compresas.
  • Clínica privada. Es posible que permanezcas en la habitación o en una salita individual hasta el momento del expulsivo. En muchas clínicas la embarazada puede llevar su propio camisón, música elegida por ella, calcetines para no sentir frío en los pies, aceite para masaje... Conviene preguntar antes, para ir bien preparada.

¿Y si no estoy de parto?

  • Si en la primera exploración comprueban que aún no estás de parto, lo normal es que te manden a casa (antes harán un control del latido cardiaco del bebé).
  • Es posible que si vives lejos, o se prevé que el parto se acelere en pocas horas, te quedes ingresada en una habitación para dormir, pasear o esperar en el entorno y compañía más tranquilos posibles.
  • Si has roto aguas, los médicos suelen esperar un máximo de 24 horas para provocar el parto, aunque lo habitual es que te quedes ingresada sin contracciones y estas aparezcan en pocas horas.

Pilar de la Cueva es ginecóloga.

Etiquetas: embarazada, embarazo, nacimiento, parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS