Depresión posparto

La depresión posparto no es como las demás

4 minutos

Un estudio ha descubierto que los cambios cerebrales de las mujeres que sufren depresión posparto son distintos a los de cualquier otro tipo de depresión.

depre posparto

El nacimiento de un hijo es uno de los momentos más bonitos en la vida de una mujer. Se supone, por ello, que debe llenar de alegría y felicidad. Pero no siempre ocurre así.

Hay ocasiones en las que el abatimiento temporal ( maternity blues) que pasan la mayoría de las mujeres en los días que siguen al parto como consecuencia del cansancio, los cambios hormonales y la adaptación a la nueva situación, se transforma en una verdadera depresión posparto,  una verdadera depresión, es decir de un trastorno psiquiátrico que requiere un diagnóstico y un tratamiento médico.

Un estudio neurolobiológico ha descubierto que el cerebro se comporta de distinta forma en las madres que sufren depresión después del parto y las personas que padecen trastornos depresivos graves. Sin embargo ambos trastornos se suelen tratar de la misma manera, algo que podría no estar ayudando al correcto tratamiento de estas patologías.

Los resultados del estudio , realizado por científicos de Francia, Canadá y Estados Unidos, se han publicado en la revista Trends in Neurosciences.

Los síntomas de la depresión posparto y otras son parecidos pero los efectos son diferentes

Los síntomas de la depresión posparto son similares a los de otros trastornos depresivos severos.

Según explicado uno de los autores “La maternidad puede cambiar a la madre, algo que normalmente pasamos por alto. Nos olvidamos de examinar la neurobiología de la salud mental y de las enfermedades mentales durante la maternidad, especialmente la ansiedad”.

Los síntomas de la depresión posparto incluyen tristeza, inquietud, agitación y problemas de concentración, un perfil que recuerda al de otros trastornos depresivos graves que se suelen dar durante la vida adulta. 

Sin embargo, los resultados de las resonancias magnéticas funcionales que se han realizado en las mujeres estudiadas muestran diferencias entre la actividad neuronal de las pacientes con depresión posparto y las que presentan otro tipo de trastorno depresivo mayor y no han dado a luz.

Por ejemplo, la amígdala cerebral, normalmente en estado hiperactivo en personas con ansiedad y depresión, aparece menos activa en las mujeres con depresión posparto. 

No debería tratarse como una depresión más

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA por sus siglas en inglés)–  clasifica la depresión posparto como un subtipo de los trastornos depresivos graves.

Por ello, se trata a las mujeres con depresión posparto como a cualquier paciente con trastornos depresivos graves o ansiedad general y esto quizá no está ayudando al correcto tratamiento de estas patologías.

Los autores señalan que la experiencia de la depresión posparto es mucho más complicada que otro tipo de depresiones, porque se supone que la mujer espera con entusiasmo su maternidad y esto provoca que muchas madres con depresión o ansiedad posparto no hablen abiertamente sus problemas por miedo a verse juzgadas como malas madres.

Los investigadores piensan que conocer cómo actúan neurobiológicamente los trastornos del ánimo en la maternidad puede ayudar diseñar tratamientos más efectivos, que mejoren la salud y el bienestar de la madre y sus hijos, ya que la depresión no afecta exclusivamente a las madres, pues también pueden dificultar la creación de vínculos con sus hijos.

Una madre con depresión puede mostrarse más irritable con sus hijos, o ser más despegada e introvertida.

Estos problemas pueden traer consecuencias a largo plazo incluso en la salud de los niños. Según los autores, los hijos de madres con depresión tienen necesidades médicas mayores que los hijos de mujeres que no sufren este tipo de trastornos.

El problema, según los investigadores, es que la investigación sobre la depresión posparto es escasa. Según los autores del mencionado estudio neurobiológico: “Apenas existen 20 investigaciones publicadas sobre ansiedad o depresión posparto en humanos.”.

La depresión posparto también afecta a los nuevos padres

Los padres también pueden sufrir  depresión posparto tras el nacimiento de su bebé.

Una investigación realizada en Centro Médico Southwestern de la UT, Dallas (EE.UU) ha mostrado que uno de cada 10 hombres sufre un estado depresivo después de ser padre.

"Los papás quieren ser parte de la experiencia del recién nacido, pero con frecuencia sienten que están fuera por el vínculo tan grande que se establece entre la madre y el bebé. Además, los nuevos papás, como las nuevas mamás, pueden experimentar cambios hormonales que alteran el estado de ánimo.

Algunos de los síntomas de la depresión en los padres pueden ser similares a los de la depresión en la madre: fatiga extrema y cambios en los hábitos de alimentación o sueño. Sin embargo, los hombres son menos propensos al llanto.

Hay hombres que son más propensos a desarrollar depresión posparto que otros: por ejemplo los que ya han pasado por una depresión, tienen antecedentes familiares, han sufrido privación de sueño y los papás que se sienten distanciados de su bebé y de la madre de su hijo.

Etiquetas: hormonas maternas, parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS