Parto

Las fases del parto: cuáles son y cómo diferenciarlas

Especialmente si se trata del primer embarazo, es normal que surjan muchas dudas relacionadas con la llegada del parto. ¿Cuáles son sus fases y cómo son? ¿Es posible diferenciarlas?

El parto se divide en tres fases: dilatación, expulsivo y alumbramiento. Aunque podríamos añadir una previa a la dilatación llamada “Fase Prodrómica” (tenéis un artículo reciente explicando con detalle qué son “Los pródromos de parto”).

1. Dilatación

Las fases del parto
Foto: Istock

Desde que se inicia el parto hasta que el cérvix/cuello uterino se dilata 10 cm.

Es la primera etapa del proceso del parto. Este periodo se subdivide a su vez en dos fases:

  • Fase latente (de 0 - 4 cm dilatación): Dependiendo de cada circunstancia, esto puede ocurrir en casa o en el hospital. En esta etapa tendremos contracciones irregulares, frecuentes y aumentarán en intensidad. A la vez el cuello del útero se borra y empieza a dilatarse progresivamente hasta alcanzar los 4 cm. Durante esta etapa del proceso, si no estamos bien informados, suele ser cuando vamos al hospital creyendo que estamos de parto, y nada más lejos de la realidad.
  • Fase activa (de 4 - 10 cm de dilatación): Las contracciones se hacen más regulares, frecuentes e intensas.

¿Cuánto dura?

La duración no es igual para todas las mujeres y varía mucho de una a otra dependiendo de varios factores. Podemos decir que la media es entre 5 y 8 horas y es muy poco frecuente que se alargue más de 18 horas.

¿Qué tengo que hacer?

Es importante mantener la calma, quedarte en casa en caso de no tener ninguna indicación médica que diga lo contrario y dilatar lo máximo en casa para generar mayor cantidad de oxitocina.

Si tu cuerpo te lo permite, es importante que estés activa, paseando, cambiando de postura con frecuencia e intentar relajarte para favorecer la dilatación. Si comienzan a ser intensas, podemos utilizar los diferentes métodos de analgesia no farmacológicos (hidroterapia, respiraciones, pelota pilates, entre otras).

Pasaremos a la siguiente etapa cuando el cuello del útero esté dilatado de 10 cm.

2. Expulsivo

Esta fase comienza desde que dilatamos 10 cm hasta que nace el bebé.

Durante esta etapa las contracciones se vuelven cada vez más intensas, largas y frecuentes y notamos una presión en la zona baja de la espalda e incluso ganas de empujar como cuando vamos de vientre. No todas lo notamos de la misma manera. Lo importante es escuchar tu cuerpo y en caso de tener epidural y no sentir nada, escuchar a la matrona que te acompaña para que te vaya guiando cuándo empujar.

¿Cuánto dura?

Esta parte suele ser más corta que la anterior. La duración depende de si tenemos epidural o no y de cada parturienta. Con analgesia epidural el proceso puede durar hasta 3 horas.

¿Qué tengo que hacer?

Deja que tu cuerpo te indique lo que tienes que hacer. En caso de tener epidural, la matrona te irá guiando en todo momento cuándo será el momento idóneo de empujar.

3. Alumbramiento

Etapas del parto
Foto: Istock

Desde que nace el bebé hasta que expulsamos la placenta.

En este momento, cuando el bebé ya está fuera, sentirás más contracciones, algo más suaves y llevaderas que las anteriores. Se producen para despegar la placenta que sigue adherida al útero. En ocasiones te indicarán que empujes un poco para ayudar a expulsarla. Una vez que ha salido, el obstetra comprueba que no ha quedado ningún fragmento de ésta en el interior.

Aunque la salida de la placenta puede hacerse de forma espontánea, sin intervención médica, en España se suele practicar la expulsión de manera activa (administrando medicación) para que el proceso sea más rápido y haya menos riesgo de hemorragias, según indican los últimos estudios.

La última fase es revisar el bienestar del bebé y de la madre. se revisa la zona vaginal para descartar desgarros que precisen sutura.

Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo