Lactancia materna

¿Medicamentos, dentista, radiografías... dando el pecho?

4 minutos

En torno a la lactancia hay un montón de falsos mitos que pueden llevar a la madre a destetar. El doctor Carlos González nos dice qué se puede hacer y qué no.

lactancia

Cuando una mujer  da el pecho le preocupa mucho que una alteración en su salud pueda afectar al bebé. Nuestro experto en lactancia, el dr Carlos González, resuelve las dudas más comunes:

Muy pocas enfermedades pueden transmitirse a través de la lactancia; la principal es el sida. Y en el caso de la que madre tuviera que estar que hospitalizarla por una grave infección, le dirán lo que tiene que hacer.

Sin embargo, las infecciones comunes, las que no necesitan ingreso en el hospital (anginas, otitis, neumonías, diarreas, gripe, resfriados, virus diversos...) no se transmiten por la leche. Es más, en muchos casos la lactancia ayuda a proteger al bebé contra el contagio, pues en cuanto la madre enferma aparecen en su leche anticuerpos contra el microbio en cuestión. Por eso, es frecuente, por ejemplo, que el bebé sea el miembro de la familia que pasa la gripe más floja, cuando todos están con un buen trancazo.

Tomar medicamentos

Hay muy muy pocos medicamentos que de verdad sean incompatibles con la lactancia (y casi todos se usan para el cáncer). Por desgracia, hay mucha ignorancia sobre el tema, y muchas veces se desaconseja la lactancia (o se deja a la madre sin el tratamiento que necesita) sin ningún motivo.

Y también por desgracia, muchas veces los prospectos traen información errónea, dicen que están contraindicados cuando no es cierto.

Con la inmensa mayoría de los fármacos, la cantidad que pasa a la leche es ridículamente pequeña, cientos de veces menos que lo que toma la madre, y es imposible que tenga ningún efecto. Tan pequeña que normalmente no vale la pena hacer cálculos sobre si es mejor tomar la pastilla justo antes o justo después de dar el pecho.

Sobre todo, no hay que cometer la imprudencia de tomar menos dosis, o acortar el tratamiento.

Lo que más daño haría a tu hijo es que siguieses enferma. Puedes consultar si un fármaco es compatible con la lactancia en la base de datos del hospital de Denia 

 

Hacerte una radiografía, resonancia, ecografía o mamografía

Las radiografías, resonancias magnéticas y ecografías no alteran la lactancia. Los rayos X no permanecen en el cuerpo, sino que lo atraviesan a la velocidad de la luz. Puedes hacerte una radiografía de tórax, o veinte, o una mamografía, o veinte, y puedes dar el pecho inmediatamente, sin esperar ni un día, ni una hora, ni un segundo.

También son plenamente compatibles con la lactancia los contrastes yodados o las papillas de bario que se usan en algunas radiografías, o el contraste de gadopentato que se usa a veces en la resonancia magnética.

La mamografías no tienen riesgo para el bebé pero durante la lactancia son más difíciles de interpretar (aunque un buen especialista sabrá hacerlo). Procura dar el pecho o sacarte leche justo antes de la prueba para que esté lo más vacío posible y se vea mejor el interior, y avisa al radiólogo de que estás amamantando. No hagas caso si te dicen que esperes a destetar para realizar la prueba; el pecho tarda semanas en volver a su estado habitual y durante los primeros días estará lleno de leche retenida.

Ponerte anestesia en el dentista

La anestesia es plenamente compatible con la lactancia. La anestesia local... es local. Si te duermen la boca, se queda en la boca, no va al pecho. Y la general... se elimina del organismo antes de que te despiertes, y por tanto puedes dar el pecho sin temor.

Está muy extendido el mito de que durante la lactancia no hay que hacerse empastes. Es absurdo (y peligroso, por el riesgo de infección que conlleva no hacerlo).

Si los empastes fueran tóxicos (que no lo son, pues para ello hay una legislación y un control) el problema no sería para el bebé que va a tomar el pecho durante unos meses, sino para la madre que va a tener ese empaste en la boca durante décadas.

 

Etiquetas: ecografía, lactancia, leche materna, pecho

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS