Parto

Métodos de analgesia en el parto, existen muchos más que sólo la epidural

Mucho antes del parto, es normal que muchas futuras mamás tengan dudas acerca de los distintos métodos de analgesia que se usan. ¿Sabías que existen muchos más que solo la epidural?

El deseo de analgesia y la elección del método para el alivio del dolor durante el trabajo de parto se ven influenciados por muchos factores, entre ellos las expectativas que tenemos como mujer, la complejidad del parto y la intensidad del dolor.

Métodos de analgesia en el parto
Foto: Istock

Para muchas, el dolor del parto es severo, y la mayoría requiere algún tipo de alivio. Las formas eficaces de este alivio del dolor no están necesariamente asociadas a una mayor satisfacción con la experiencia del parto; y, a la inversa: el fracaso del método elegido puede conducir a la insatisfacción.

Por ello, una de las bases fundamentales durante el embarazo sería una adecuada preparación prenatal sobre lo que ocurrirá durante el parto, ya que puede influir favorablemente en la satisfacción de las mujeres al evitar expectativas no realistas sobre su desarrollo, así como disponer de información veraz sobre los diferentes métodos de alivio del dolor y poder acceder al abanico más amplio posible de ellos.

Métodos no farmacológicos

Inmersión en el agua durante la dilatación (hidroterapia)

La inmersión en agua durante el periodo de dilatación reduce significativamente la percepción del dolor y el uso de la analgesia epidural/raquídea. Los efectos fisiológicos positivos de la hidroterapia durante la dilatación son debidos a la flotabilidad, la presión hidrostática y los cambios térmicos.

  • La flotabilidad en el agua permite moverse más fácilmente favoreciendo su comodidad.

  • Se asocia a una mayor perfusión uterina, menos contracciones dolorosas y un trabajo de parto más corto y con menos intervenciones.

  • La inmersión hasta los hombros en agua caliente reduce la presión arterial debido a la vasodilatación de vasos periféricos y redistribución del flujo sanguíneo.

Masaje

El masaje y el tacto tranquilizador durante el parto pretenden ayudar a relajarse y aliviar el dolor de las contracciones, transmitir interés, comprensión y procurar consuelo.

El masaje es una buena ayuda para reducir la tensión muscular. Durante el parto, facilita la relajación y reduce el dolor porque mejora el flujo sanguíneo y la oxigenación de los tejidos Puede ser una forma agradable de recibir ayuda, apoyo y cariño de la persona- acompañante escogido.

Lo mejor, es que indiquemos qué zona queremos que se masajee: la zona baja de la espalda, los hombros... así como la intensidad que prefiere.

Pelota de Pilates

La pelota favorece la amplitud de movimientos, por lo que puede aumentar los estrechos de forma considerable los estrechos de la pelvis y aliviar el dolor de parto y el lumbar. De este modo, favoreciendo el encajamiento y el descenso de la presentación fetal.

Cómo se alivia el dolor durante el parto
Foto: Istock

Técnicas de relajación

Existen estudios que demuestran que el miedo constituye el principal agente generador de dolor en un parto normal. Generamos una tensión porque sentimos miedo, y a su vez éste tiene un efecto antagónico en la actividad muscular. El dolor a su vez da lugar a más miedo, lo cual aumenta la tensión, creando así un círculo vicioso.

Inyección de agua estéril

Esta forma de analgesia consiste en la administración de agua estéril mediante una inyección a nivel de la piel a ambos lados de la parte baja de la columna. Mediante esta inyección se estimulan los receptores de presión; éstos envían impulsos al cerebro que logran interrumpir la transmisión de los estímulos dolorosos a través de los nervios espinales.

Estimulación nerviosa transcutánea (TENS)

Consiste en una estimulación eléctrica de los nervios que se realiza a través de la piel y que aporta autonomía en el alivio del dolor. Se consigue con un generador de impulsos eléctricos conectado a uno o dos pares de electrodos aplicados a la piel en la zona en que se pretende reducir el dolor.

Su aplicación puede ser útil en la primera fase de la dilatación.

Métodos farmacológicos

Óxido Nitroso

La utilización de óxido nitroso (N2O) en mezcla al 50% con Oxígeno es una alternativa en la analgesia del trabajo de parto. Tiene la ventaja de ser de acción rápida (rápido inicio y rápido cese de acción), no se acumula y no deprime la contractilidad uterina

Analgesia neuroaxial: Epidural

Las técnicas epidurales en obstetricia, consiguen un intenso alivio del dolor, al interrumpir la transmisión de los impulsos nociceptivos en la medula espinal mediante la utilización de fármacos (anestésicos locales +/- opioides) en su proximidad y consiguiendo, por ello, minimizar al máximo la exposición fetal a los mismos.

Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo