Salud mental materna

Motivos por los que hay que cuidar la salud mental de la madre desde el embarazo

Nos centramos en cuidar la salud física pero, ¿qué pasa con la salud mental? Estos son los motivos por los que deberíamos cuidar la de todas las embarazadas.

Primero viene el positivo en el test de embarazo y, después, dar la noticia. Cuando todo el mundo se entera de que una mujer está esperando un bebé, empiezan los cuidados infinitos: que no se canse, que no se mueva mucho, que no coma esto o lo otro, evitar que haga sobreesfuerzos… Las pruebas comienzan en las primeras semanas y van aumentando a medida que avanza la gestación.

salud mental materna
Fuente: iStock

Que si el test del azúcar, la amniocentesis, numerosas ecografías para cerciorarse de que todo va viento en popa, análisis de sangre que midan diferentes marcadores vitales, vitaminas para cuidarse y cuidar al bebé que crece en su interior… Y, llegan las últimas semanas: primero clases de preparación al parto, después monitores y, por último, las contracciones como un preludio de que una nueva vida está a punto de llegar al mundo.

En el momento de dar a luz las atenciones no pueden ser mayores: un monitor en su barriguita durante todo el tiempo de dilatación, un médico y un equipo con enfermeras y matronas comprobando que el cuello del útero sigue su curso y, por último, un mar de personas alrededor cuidando que cada detalle de la llegada a la vida marcha bien para todas las partes implicadas.

Tras eso vendrán (si todo va bien) unos cuantos días en el hospital en los que enseñarán a la recién estrenada madre cómo hay que lavar, dar de mamar o cambiar el pañal a su bebé y, una vez con el alta en la mano, ¡llega la aventura! Les dan un pequeño ser que depende 24/7 de sus cuidados a su albedrío: ¡allá te las arregles con él!

El único contacto que tendrá con los médicos a partir de ese momento serán las revisiones rutinarias. El resto, aprender de la experiencia (o de los libros o de las redes sociales). ¿Quién enseña a ser madre a la madre? “Eso te lo da la experiencia”, dicen las que ya lo han sido. Pero, ¿qué pasa si alguna siente que no puede con todo?

La importancia de preparar mentalmente a la embarazada

De acuerdo al libro ‘Psicología Perinatal en entornos de salud’ (Editorial Pirámide) entre un 10% y un 15% de las mujeres experimentan un episodio de depresión durante el periodo perinatal; esto es, antes del parto. En España concretamente, hasta un 15,2% de las embarazadas lo han sufrido.

Uno de los principales motivos que pueden llevar a una mujer a sufrir uno de estos episodios es la falta de apoyo social durante la gestación. Hay que tener en cuenta que el embarazo es un periodo en el que se suceden diferentes y radicales cambios a todos los niveles: sobre todo físicos y hormonales. Juntos pueden constituir una bomba de destrucción que puede hacer añicos la salud mental de la mujer.

Y, si no preparamos bien para lo que va a venir después de esa gestación, esa salud mental que viene tambaleándose desde el embarazo puede estallar y provocar una depresión posparto o episodios de baby blues que, de no tratarse, pueden llegar a durar hasta tres años después de dar a luz.

¿Y qué consecuencias tiene esto? La más importante es la imposibilidad de crear un buen vínculo con el bebé, además de la dificultad para suplir las necesidades del pequeño que acaba de llegar al mundo.

¿Por qué hay que cuidar la salud mental de la madre, incluso antes de que nazca el bebé?

Toda esa incertidumbre puede provocar una depresión posparto pero, ¿qué pasa cuando la salud mental no está bien durante la gestación? Es necesario mimar a la madre psicológicamente tanto como la mimamos físicamente desde el momento en el que descubre que está embarazada.

He aquí algunos de los motivos:

  • Una buena salud materna en el embarazo tiene un efecto positivo en el recién nacido, de acuerdo a este estudio científico publicado en la revista American Journal of Psychiatry
  • La salud mental de la madre es indispensable para el buen desarrollo y crecimiento de los hijos. “Para cuidar primero debes cuidarte”, que dicen
  • De acuerdo al libro antes citado, si la embarazada no disfruta de una correcta salud mental tiene más riesgo de no seguir o seguir erróneamente las indicaciones médicas, en comparación con las que sí la tienen
  • La madre que sufre depresión antes o después del embarazo puede sufrir dificultades en las interacciones madre-hijo, incluyendo la lactancia y el papel que le corresponde como madre
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas crianza, infancia, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo