Dar a luz

Parto a la carta: ¿es posible?

¿Hasta qué punto las madres pueden decidir cuándo y cómo parir? Razones a favor y en contra de programar el parto

parto_ala_carta

Algunas madres quieren que su parto sea lo más natural posible mientras que otras prefieren elegir el momento y la forma de hacerlo. Opten por una u otra alternativa, lo que está claro es que quieren decidir sobre el nacimiento de su hijo.

Razones para un parto programado

Si estamos de acuerdo en que la mujer es dueña de su embarazo, de su parto y de su cuerpo, tendríamos que aceptar que ella decida cómo parir.

Hay mujeres que tienen terror a un parto por vía vaginal o instrumental y prefieren pasar por una cesárea programada porque piensan que es lo más fácil para ellas, lo que menos deteriora su cuerpo y lo “menos traumático y peligroso para sus hijos”.

También hay mamás que deciden tener a sus hijos en un parto programado en un día determinado, por razones laborales o porque su pareja o su familia viven fuera y tienen que “organizarse”.

Más facilidades en la sanidad privada

La elección del día o la intervención programada no es factible en la sanidad pública. Sí es posible con algunos profesionales de la sanidad privada que negocian con sus pacientes la fecha de parto y la forma de hacerlo: inducción del parto o cesárea programada.

En la sanidad pública tan solo puedes solicitar una cesárea a tu elección si ya has tenido previamente otra con un hijo anterior. En ese caso puedes elegir si quieres que te hagan directamente la cesárea programada o si prefieres intentar un parto vaginal (aunque si algo se complica, es posible que haya que ir a quirófano). Tomes la decisión que sea, tendrás que firmar un consentimiento informado por el que asumes la responsabilidad de tu decisión. 



Sin embargo, sí puedes decidir libremente sobre algunos aspectos de tu parto que no supongan riesgos para ti o para tu hijo y plasmarlos en un plan de parto (un documento en el que indicas lo que quieres que ocurra o no en tu parto).

Razones para un parto natural

El embarazo y el parto son dos procesos completamente naturales, en los que deberíamos intervenir lo menos posible. Los matrona de la sanidad actuamos para prevenir problemas y para mejorar la salud de las madres y sus bebés, pero hay que tener presente que cualquier intervención también tiene sus riesgos.

Lo ideal es intentar dejar que la naturaleza y la fisiología de la mujer actúen de la manera más espontánea posible, con la mínima manipulación. Tanto la inducción del parto con medicación, como la cesárea, aumentan mucho los riesgos para la madre y el bebé con respecto a un parto natural. Por eso, son procedimientos que se deben evitar en la medida de lo posible.

  • Beneficios del parto vaginal. En el parto vaginal, el paso del bebé a través de los huesos de la pelvis y la vagina ayuda al bebé a expulsar secreciones y a que sus pulmones puedan funcionar con normalidad fuera del útero.

  • Inconvenientes de la cesárea. Los niños nacidos mediante cesárea no tienen oportunidad de poner en marcha sus pulmones de forma progresiva, su extracción es más artificial. Esto no significa que la cesárea sea peligrosa para el bebé, ya que se realiza cuando es necesaria, pero obviamente, si es posible, lo ideal es venir al mundo en un parto natural.

  • Riesgos de los partos inducidos. Suelen ser mucho más largos y laboriosos que los naturales y hay mayor riesgo de sufrir dolor, fiebre, infecciones y de acabar en una cesárea.

Conclusión

No parece muy sensato programar algo como el nacimiento de un hijo solo porque nos venga bien. Las leyendas urbanas dicen que algunas famosas planifican sus partos o cesáreas para cuidar su cuerpo, organizar su trabajo…. Puede que la mujer esté preparada ese día para ser madre, pero ¿está preparado el bebé?

Realmente tan solo se debería programar el nacimiento de un bebé cuando sea estrictamente necesario y esté justificado (porque sea lo más beneficioso para los dos).

Gema Magdaleno es matrona de Atención Primaria

 

X

Etiquetas: bebé, embarazo, parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS