Período posparto

Pérdida del cabello después del parto: causas y consejos útiles

Dentro de los síntomas que suelen surgir durante el período posparto, la pérdida del cabello es considerado como uno de los más comunes. Tiende a ocurrir a los 3-4 meses después del nacimiento del bebé, y aunque puede ser preocupante es temporal.

Durante el embarazo el cuerpo de la futura mamá está en constante cambio. Y también durante el período posparto, desde el mismo momento en el que nace el bebé. Entre los muchos cambios posparto a los que se enfrentan muchas madres, la pérdida del cabello se convierte en uno de los más controvertidos. Y también entre uno de los más comunes. De hecho, se estima que entre un 30 a un 60 por ciento de las mamás tienden a experimentarlo en los meses posteriores al nacimiento.

Es algo que suele ocurrir en los seis meses posteriores al parto. Y, cuando se produce, suele notarse como una caída repentina, la cual puede ocurrir también en grupos.

Durante el embarazo, las hormonas propias de la gestación evitan que los pelos se caigan. Efectivamente, son las responsables de que el cabello tenga un aspecto tan saludable y y cuidado. Y tanto el cabello grueso como su crecimiento más rápido suelen convertirse en síntomas típicos del embarazo

Sin embargo, a medida que esas hormonas vuelven a la normalidad, los pelos adicionales terminan cayendo. Pero que no cunda el pánico: la caída del cabello después del nacimiento del bebé es absolutamente normal. Y, para tu tranquilidad, debemos señalarte que la caída del cabello durante esta etapa es un fenómeno natural, por lo que pasado un tiempo, el pelo volverá a su normalidad.

¿Cuáles son las causas de la caída del cabello después del parto?

Durante el embarazo, los niveles de estrógeno y progesterona aumentan considerablemente. Son las conocidas habitualmente como hormonas del embarazo. Especialmente a partir del segundo trimestre, el estrógeno ejerce un efecto poderoso en la piel y las glándulas sebáceas, y también en el patrón de crecimiento del cabello.

Por este motivo, muchas embarazadas notan una mejora en el aspecto y la calidad de su piel. Y también en el cabello. Por ejemplo, es común que el cabello se muestre habitualmente más hidratado, y con una mejor apariencia. 

Los folículos pilosos, que son unos pequeños órganos productores de cabello, operan en una especie de patrón de crecimiento. Cada folículo sigue su propio patrón. Y, de esta manera, es normal que cada día se pierdan entre 50a 100 cabellos. Durante la gestación, el aumento en los niveles de estrógeno hace que el cabello entre y permanezca en la fase de crecimiento, por lo que hace que crezca más rápido y se desprenda menos. 

Pero después del nacimiento del bebé, durante el conocido como período posparto, los niveles de estrógenos y de otras hormonas caen rápidamente a los niveles previos -y normales- existentes antes de la gestación. Esto origina una rápida transición sincrónica que hace que los folículos pasen rápidamente de la fase de crecimiento a la fase de reposo. Por lo que si lo unimos a otros factores propios de esta etapa, como el estrés, la falta de sueño y las exigencias del cuidado de un recién nacido, acabará por producirse la tormenta perfecta para la caída del cabello.

Por tanto, a diferencia de lo que originalmente se piensa, no existen evidencias de que la lactancia materna cause o incida negativamente en la caída del cabello durante este período. 

¿Cuándo empieza la caída del cabello posparto?

Lo más común es que, cuando los folículos entran en la fase de reposo, no comiencen a desprenderse hasta después de 3 o 4 meses tras el nacimiento del bebé. Es lo que se conoce como efluvio telógeno. Por tanto, lo más común es que la caída del cabello, cuando se produce, ocurra especialmente entre los 6 primeros meses de vida del bebé.

Por suerte, en la mayoría de los casos, esta caída precipitada sucede por la aparición de nuevo cabello que se ha regenerado a partir de células madre presentes en el cuero cabelludo.

Y lo que es aún más importante: puesto que la caída del cabello posparto no ocurre hasta pasados 3-4 meses después del nacimiento del bebé, es posible implementar algunas estrategias preventivas para reducir la gravedad del problema.

Dependiendo de cuánto duren los ciclos del cabello, puede durar unas pocas semanas o alargarse algunos meses.

Consejos útiles para prevenir la caída del cabello después del parto

La importancia del cuidado del cabello

Cuando los folículos pilosos se encuentran en la fase de reposo (fase telógena), están en su estado más frágil, por lo que pueden desprenderse más fácilmente. Para evitar una caída prematura, es conveniente tener cuidado a la hora de cepillar, lavar y secar el cabello.

Es aconsejable evitar los peinados más apretados que ejerzan demasiada tracción sobre los folículos. Además, es recomendable ser lo más amable posible tanto con el cabello en sí como con el propio cuero cabelludo.

Algunos expertos aconsejan también lavarse el cabello con champú solo cuando sea necesario, y usar un buen acondicionador y un peine de dientes anchos, lo que ayudará a la hora de reducir los enredos.

Los secadores de pelo y las planchas para rizarlo pueden no ser tan recomendables durante esta etapa, puesto que pueden acabar quemando el cabello y / o resecándolo en exceso. Lo mismo ocurre con cualquier tratamiento de base química, como por ejemplo sesiones de alisado, mechas y permanentes.

Mantener una dieta lo más saludable posible

Mantener una dieta saludable es esencial a la hora de disfrutar de una buena salud. Y también puede ser de mucha ayuda durante el período posparto, a la hora no solo de conseguir una mejor recuperación general, sino para detener el progreso de la pérdida de cabello.

En este sentido, es adecuado incluir vitaminas, minerales y otros nutrientes que encontramos principalmente en alimentos como las verduras y hortalizas, frutas frescas y cereales integrales.

También existen determinados suplementos nutricionales que pueden ayudar a la hora de detener la caída del cabello y promover el crecimiento del pelo. Destacan especialmente la vitamina E, vitamina C, complejo de vitamina B, hierro y zinc. 

Reducir el estrés

Disminuir los niveles de estrés también puede ayudar a regular los desequilibrios hormonales tan comunes durante este período. Algunas técnicas de relajación, como la atención plena (mindfulness), la meditación o simplemente practicar ejercicios de relajación pueden ser de mucha ayuda.

El ejercicio regular, suave o moderado también tiende a ser de mucha ayuda a la hora de disminuir los niveles de estrés y de ansiedad. Y mejorará la salud en general. 

¿Se puede detener?

Puesto que la pérdida del cabello después del parto es algo normal que ocurre como resultado de los cambios que se producen en los niveles hormonales, no es algo que pueda ser detenido de inmediato. Pero sí es posible minimizar sus efectos y ayudar a promover un crecimiento más saludable del cabello siguiendo algunos de los consejos que te hemos propuesto en el apartado anterior.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo