Período posparto

Período posparto: El primer ciclo menstrual después del nacimiento del bebé

Después del primer embarazo, o incluso en los posteriores, es normal que surjan muchas dudas relacionadas con la llegada del primer ciclo menstrual tras el nacimiento del bebé.

El primer ciclo menstrual después del nacimiento del bebé
Foto: Istock

Después del embarazo, y concretamente luego del nacimiento del bebé, es normal que la mamá tenga muchas dudas relacionadas con el primer ciclo menstrual, en especial al momento en el que debería aparecer por primera vez, y cuando.

La lactancia materna es considerada como uno de los factores más importantes, ya que tiende a afectar al momento en que podría aparecer el primer período después del nacimiento del bebé.

Esto es debido a que la prolactina, la hormona responsable de la producción de la leche materna, tiende a suprimir la ovulación. Por lo que, a menos que la lactancia se reduzca, lo más común es que, durante el tiempo en que esta dure, es muy común que el primer ciclo menstrual tras el nacimiento no se produzca (y, mucho menos, la llegada de la primera menstruación).

No ocurre lo mismo con las mamás que no amamantan a sus bebés, en las que es habitual que su primer período menstrual se produzca entre cuatro a ocho semanas después del parto

En el caso de las mujeres que amamantan y alimentan a sus bebés con leche de fórmula, es posible que transcurran semanas o algunos meses hasta que el ciclo menstrual y la propia menstruación en sí se reanuden. 

Pero, en aquellas mamás que sí amamantan a sus bebés exclusivamente, lo más habitual es que la menstruación no aparezca durante seis meses o más. Es más, muchas mamás, no tendrán su primer período posparto hasta que dejen de amamantar (sobre todo cuando dan el pecho a demanda, durante muchas veces al día).

¿Es posible quedar embarazada antes de que el período vuelva?

Algunas mujeres descubren que no tener el período durante la lactancia no significa que no siga existiendo cierto riesgo de embarazo. Debemos tener en cuenta que la ovulación ocurre antes de la menstruación. Y esto significa que, una vez que la mujer ovula, es fértil, por lo que es posible quedarse embarazada incluso aunque no se haya tenido un período posterior al parto.

Como manifiestan los expertos, en realidad debemos aplicar esta misma lógica a las madres lactantes. Y es que muchas mamás confían en la lactancia materna como una forma de anticoncepción, pero, en realidad, no es muy recomendable.

La primera menstruación después del nacimiento del bebé
Foto: Istock

Es más, según las estadísticas, el embarazo puede producirse con mayor frecuencia en madres de bebés mayores de 6 meses, ya que, a esta edad, los pequeños se amamantan con menos frecuencia al comer alimentos sólidos. O, también, en bebés que toman una combinación de leche materna y leche de fórmula

El riesgo de embarazo aumenta porque los niveles de hormonas de la lactancia materna no sean lo suficientemente elevados como para suprimir la ovulación. Por este motivo, los especialistas aconsejan usar siempre otro método anticonceptivo junto con la lactancia materna.

Eso sí, es recomendable hablar con el médico acerca de qué método anticonceptivo sería mejor, dado que algunas opciones no son recomendables para las madres lactantes. Un buen ejemplo lo encontramos en las píldoras anticonceptivas que contienen estrógeno, ya que pueden interferir de forma negativa con la producción de leche materna (en estos casos, las píldoras anticonceptivas sin estrógenos sí podrían ser una mejor opción).

¿En qué se diferenciará el primer período menstrual posparto?

En realidad, no se sabe a ciencia cierta cómo será el primer período después del nacimiento del bebé. Esto significa que el período menstrual puede cambiar un poco, mucho o incluso nada.

Es posible que el período sea un poco más largo o más corto, que el flujo sea más pesado o más ligero, o que incluso la duración del ciclo sea ligeramente diferente a lo que la mamá estaba acostumbrada antes de la gestación.

Es más, también es posible que los síntomas más molestos cambien, de forma que es posible tener más calambres (y más intensos), o menos.

Todos estos cambios se deben a que el útero crece durante el embarazo, para luego encogerse después del parto, aunque es cierto que puede permanecer un poco más grande. Así, el revestimiento del endometrio, que es lo que se desprende durante cada período menstrual, tiene que remodelarse a medida que pasa por estos cambios.

Por otro lado, algún que otro estudio ha encontrado que el período posparto puede ser un poco más intenso cuando, antes del embarazo, se estuvo tomando anticonceptivos hormonales, ya que este tipo de fármacos tienden a adelgazar el revestimiento del endometrio. 

En cualquier caso, sí se sabe que puede tomar un tiempo hasta que las hormonas vuelvan a la normalidad, sobre todo cuando la mamá está amamantando a su bebé. De esta manera, un ciclo menstrual puede ser de 24 días, el siguiente de 28 y el siguiente de 35 días. Por lo que el ciclo menstrual puede tardar en estabilizarse unos meses o incluso más después de que la lactancia haya finalizado.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo