¿Por qué estoy tan triste?

La tristeza que aparece a veces tras el parto es normal: muchos cambios de golpe, estás cansada y con las hormonas alteradas. Tranquila, es pasajera.

posparto_triste

Después del parto la recién estrenada mamá suele sentirse más vulnerable y sujeta a bruscos cambios de humor. No hay que agobiarse por sentirse así. Suele ser un estado pasajero, que desaparece por sí solo en poco tiempo.

La melancolía es muy frecuente y no debe confundirse con la verdadera depresión posparto.  Puede durar varios días, incluso algunas semanas (la fase más intensa se suele dar a los 15 días después del parto), pero es un síndrome leve y transitorio, que desaparece espontáneamente sin dejar secuelas.

Por qué ocurre

Hay varias causas:

-En primer lugar, el cansancio físico ocasionado por el embarazo, el parto, el sueño interrumpido para atender y alimentar al bebé y la acumulación de pequeñas molestias, como los entuertos o los puntos de la episiotomía si la hubo, que tanto incomodan.

-El peso de las nuevas responsabilidades, el estrés y la ansiedad por los cambios y la preocupación constante por el recién nacido (¿estaré atendiendo bien a mi bebe? ¿esto qué hace será normal?, etc).

-El sentimiento de apatía también se debe en parte a los cambios hormonales que se suceden en el posparto. Después de dar a luz, los niveles de estrógenos caen en picado. Los estrógenos actúan, entre otras cosas, como estimulantes y antidepresivos, por lo que su descenso produce abatimiento, apatía y tristeza.

Esta revolución hormonal da lugar a cambios de ánimo y sensaciones de angustia que, habitualmente, no responden a causas conocidas. De ahí las inexplicables ganas de llorar, que desaparecen de forma espontánea al poco rato, o el sentimiento de vacío por la nostalgia del embarazo.

 Cómo hacerle frente

  • La mejor prevención es estar avisada y no agobiarse, pues se trata de algo pasajero y sin importancia.
  • No hay que encerrarse en casa ni replegarse sobre una misma. Es mejor exteriorizar los sentimientos y hablar de ellos.
  • Dedicar un tiempo del día a una misma. Un rato de lectura, un paseo a solas.. mientras el papá, la abuela o una amiga se ocupan un rato del bebé.
  • Puede venir bien acudir a un curso posparto (en la sanidad pública son gratuitos, pregunta a tu matrona por el más cercano). Allí se puede conocer a otras mamás recientes, resolver dudas con la matrona…
  • Y sobre todo, pedir ayuda y dejarse ayudar. Con el tiempo todo se irá recolocando y, en muy poco tiempo empezará a disfrutar plenamente de su bebé.

Etiquetas: bebé, embarazo, hormonas maternas, parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS