Parto

¿Por qué la posición de litotomía no es la más adecuada para parir?

¿En qué consiste la posición de litotomía en el momento del parto? ¿Es una opción adecuada, práctica y segura? Lo descubrimos.

En la actualidad, la sociedad ha asumido que la manera “más correcta” o más habitual de parir es tumbado boca arriba con las piernas elevadas y abiertas (posición de litotomía). Sin movimiento, sin permitir deambular o escuchar a tu cuerpo lo que necesita con cada contracción.

Por qué la posición de litotomía no es la más adecuada para parir
Foto: Istock

La realidad se aleja mucho de esta creencia errónea. Si nos hemos acostumbrado a ver esta posición es porque, desde que un español inventó la epidural hacia los años 21, fue en los años 50-60 cuando comenzó a utilizarse en algunos hospitales como algo novedoso, con muchas ventajas, pero a la par dejando a la mujer sin sensibilidad de cintura para abajo. Esto hizo que, por la comodidad de los sanitarios, y el poco movimiento que permitía la epidural, se optara por esta posición la cual, anatómicamente no es la más adecuada.

La falta de movimiento en el parto tiene muchas consecuencias negativas.

¿Por qué nos colocan en esta posición si, en la mayoría de los casos no tiene beneficios y dificulta la dilatación y el expulsivo?

Entre los motivos principales encontramos:

  • El movimiento dificulta la monitorización continua de la frecuencia cardiaca del bebé y porque es más trabajoso atender a las mujeres si éstas deambulan, que si están todas quietas. Sin embargo, la evidencia científica, dice que: “La utilización del monitor fetal en partos de bajo riesgo, es en si mismo, un factor medicalizador del parto, ya que aumenta las intervenciones sin mejorar resultados”, por lo que la OMS recomienda utilizar procedimientos mas sencillos y menos invasivos cuando son suficientes, de manera que la monitorización no debería ser excusa para inmovilizar a las mujeres. La monitorización puede ser intermitente y en los casos en que debiera ser continua, debería poder realizarse mediante dispositivos inalámbricos, que no comprometan la libertad de movimiento de la parturienta.

¿Qué dificultades encontramos si parimos en esta posición?

Dificultades de parir con la posición de litotomía
Foto: Istock

La posición de litotomía es, sin duda, la peor posición para un parto normal. Por esa razón, diferentes organizaciones internacionales y nacionales promueven que la mujer pueda parir en la posición que desee y que pueda moverse libremente durante el parto. 

Dentro de los principales inconvenientes encontramos:

  • Dificulta la salida del bebé: la pelvis adopta una forma de cilindro curvado hacia arriba, aumentando así el camino que tiene que recorrer el bebé. En posición vertical, a cuatro patas o en cuclillas, el canal se acorta y los huesos de la pelvis, cuyas articulaciones están más flexibles por las hormonas del embarazo, se abren un poco más.
  • Mayor riesgo de sufrimiento fetal: En posición horizontal, el útero reposa sobre los vasos sanguíneos que suministran al bebé sangre oxigenada, que quedan comprimidos por el peso, y más aún durante las contracciones, por ello el riesgo de sufrimiento fetal aumenta considerablemente.
  • Incrementa las episiotomías y daños en el periné: Las posturas libres en el parto, tienen asociado un menor índice de episiotomías en comparación con la posición de litotomía.
  • Aumenta la incomodidad y dolor de la mujer, aumentando así la necesidad de epidural.

Por lo tanto, como consejo, escucha tu cuerpo, muévete todo lo que puedas. Si tienes epidural, mejor la walking que te permitirá más movimiento y si es la epidural tradicional, que te ayuden los sanitarios a realizar cambios posturales en la cama para facilitar el descenso y expulsivo del bebé por el canal del parto.

También te puede interesar:
Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo