Derechos de la mamá

Prestación por Riesgo durante la lactancia natural: en qué consiste y cómo pedirla

Con la finalidad de proporcionar una prestación y proteger la suspensión del contrato de las trabajadores por cuenta ajena o autónomas, la prestación por riesgo durante la lactancia natural puede ser solicitada en determinados casos. Te descubrimos todo lo que debes saber sobre ella.

Prestación por Riesgo durante la lactancia natural
Foto: Istock

Cuando la mamá desempeña una actividad, ya sea por cuenta ajena o por cuenta propia, que pueda implicar un riesgo para la lactancia natural de su hijo, menor de 9 meses de edad, la Seguridad Social indica que lo primero que debería hacer es solicitar un cambio en su puesto de trabajo, el cual sea más adecuado para la situación actual.

Sin embargo, cuando esto no es posible, la mamá puede solicitar una prestación cuya finalidad es proteger a la trabajadora, por cuenta ajena y por cuenta propia, hasta que el bebé haya cumplido los 9 meses de edad.

Esto significa que la prestación por riesgo durante la lactancia natural se trata de un subsidio que se contempla en aquellos casos en los que no haya sido posible adaptar el puesto de trabajo de la mamá, ni reubicarla en cualquier otro que no suponga ningún riesgo ni para ella ni para su bebé. Un riesgo que tiene relación con la actividad desarrollada, o por procedimientos, agentes o las propias condiciones del trabajo.

¿Cuáles son los requisitos que la mamá debe cumplir?

Para poder tener acceso a este subsidio, es necesario que la mamá esté afiliada y en alta en el momento de solicitarla en algunos de los regímenes de la Seguridad Social, cubriendo tanto el trabajo por cuenta ajena como la actividad por cuenta propia. Además, al derivarse de contingencias profesionales, no es necesario un período mínimo de cotización.

En aquellos supuestos de pluriactividad (es decir, cuando la mamá trabaje tanto por cuenta ajena como por cuenta propia), únicamente percibirá el subsidio por aquellas actividades que sí supongan un riesgo para la lactancia natural. En estos casos, la prestación será compatible con el salario procedente de aquellas actividades o trabajos no cubiertos.

¿Cuál es la cuantía de esta prestación?

Por lo general, la prestación es equivalente al cien por ciento de la base reguladora, la cual se corresponderá con la que la Seguridad Social establece para la prestación de incapacidad temporal por contingencias profesionales (será calculada de la misma forma).

Y, además, es abonada directamente por la mutua, descontando la cuota de cotización obrera y, en el caso que corresponda, la correspondiente retención de IRPF.

Subsidio de riesgo por la lactancia materna
Foto: Istock

Además, durante su disfrute, la empresa no solo deberá mantener de alta a la trabajadora, sino que también abonará a la Seguridad Social cuota empresarial que le corresponda en concepto de cotización. 

Eso sí, si la empresa lleva a cabo un cambio de puesto de trabajo de la mamá podrá beneficiarse de una reducción del 50 por ciento en su cotización por contingencias comunes.

¿Cómo se puede solicitar?

Debe ser la mamá quien comience el procedimiento mediante la solicitud de un informe médico a su médico del servicio público de salud. En él, entre otros aspectos, el médico debe indicar y acreditar la situación de lactancia natural.

Seguidamente, junto con el informe, la trabajadora debe disponer también de un certificado de empresa en el que se especifique claramente qué actividad desarrolla y cuáles son las condiciones laborales del puesto de trabajo. 

Con estos documentos, la mamá debe solicitar la emisión de la correspondiente certificación médica sobre la existencia de riesgo durante la lactancia ante la mutua colaboradora o la entidad gestora.

En resumidas cuentas, se debe rellenar y entregar la siguiente documentación:

  • Libro de familia
  • Certificación del Servicio Público de Salud en el que se reconozca la situación de lactancia natural.
  • Declaración de la empresa sobre las actividades realizadas por la trabajadora y las condiciones de su puesto de trabajo. En ella debe constar la jornada que realiza la trabajadora y el horario de trabajo.
  • Evaluación del puesto de trabajo.
  • Relación de puestos de trabajo exentos de riesgo.

Una vez presentada toda la documentación, el derecho a percibir -o no- el subsidio se comunicará en un plazo máximo de 30 días. Además, se hace necesario que la trabajadora aporte mensualmente el certificado médico del pediatra del Servicio Público de Salud en el que se haga constar que aún se mantiene la situación de lactancia natural.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo