¿Qué riesgos tiene?

Prolapso de cordón umbilical: causas y riesgos

Es normal que las mujeres embarazadas tengan múltiples preocupaciones en relación a las complicaciones que pueden darse en el momento del parto. Una de ellas es el prolapso de cordón, una situación que puede revestir bastante gravedad puesto que puede afectar directamente a la salud del futuro bebé.

cordón umbilical
Fuente: iStock

El prolapso del cordón umbilical es una complicación que se produce -ya sea antes o durante el parto- cuando el cordón “cae” o desciende por el canal de parto antes que el feto. Es decir, que el cordón umbilical cae o prolapsa por el cuello uterino por delante del bebé. Es una tesitura no muy habitual, pero que sí que conviene tener en cuenta, de hecho, se puede considerar como una emergencia obstétrica.

Que caiga antes que el feto, puede hacer que el cordón se comprima y quede presionado por el niño, lo que lleva a que este deje de recibir el oxígeno y la sangre que está recibiendo a través de él. Aunque es poco habitual, sí que podemos decir que reviste cierta gravedad porque la salud del pequeño sí que se puede ver comprometida.

No debemos olvidar que el cordón umbilical forma parte del sistema vital del bebé mientras se encuentra dentro del útero de su madre.

Un especialista podrá detectar el prolapso mediante varias formas: por la monitorización fetal (ya que el ritmo del latido del corazón fetal desciende considerablemente), por tacto a través de un examen de la zona pélvica e incluso a simple vista.

Aunque lo más habitual es que suceda durante el parto, también puede ocurrir en las últimas semanas de gestación. Puede ser que el feto tenga movimientos fuertes, lo que hace que sus posibilidades de comprimir el cordón sean mayores.

Causas que lo provocan

Son varias las razones que pueden generar esta situación, entre ellas, estas son las más significativas:

  • Que el cordón umbilical sea más largo de lo normal.
  • Que sea un parto múltiple o prematuro.
  • Que sea un parto de nalgas.
  • Que haya un aumento del volumen de líquido amniótico (polihidramnios).
  • Que se haya producido una rotura de la bolsa del líquido amniótico.
  • Que la mujer padezca placenta de inserción baja.

¿Qué riesgos puede tener?

Cuando se produce un prolapso de cordón, el feto choca con este y la consecuencia principal es que deja de recibir su aportación necesaria de oxígeno y de sangre. Obviamente esto es peligroso como puede imaginarse y, de hecho, en tanto que más se tarde en resolver esta situación, más riesgo hay de que el niño pueda sufrir daños cerebrales de manera permanente.

Por otra parte, pero sin ser menos trascendental, es que puede darse una bajada del ritmo cardíaco del feto. Así también, pueden generarse cambios en su presión arterial o una circunstancia que es conocida como acidosis respiratoria, la que está originada por la presencia y acumulación de dióxido de carbono en la sangre.

Asimismo, también existe el riesgo de otras complicaciones de salud generadas por posibles episodios de hipoxia fetal mientras se da la compresión. Por supuesto, aunque no es demasiado habitual, si no se actúa con la velocidad que se requiere para poner solución a esto, puede derivar en muerte fetal.

Es por ello que el personal médico debe actuar con rapidez, por lo que lo más probable es que se tenga que realizar una cesárea.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo