Sal de dudas

¿Puedo usar juguetes sexuales tras el parto?

Respetando el puerperio, si la mujer tiene deseo y voluntad, no hay problema en volver a usar juguetes sexuales o probarlos por primera vez en caso de que nunca antes lo hayas hecho.

Después del parto, es muy habitual que la mujer tarde un tiempo en recuperar el apetito sexual. A la falta de motivación o de ganas por el cansancio de los primeros días con un recién nacido en casa se unen además las dudas, un factor que va unido de la mano con los primeros porque el miedo al dolor o es un argumento de peso para rechazar hacer algo concreto, y esto aparece a menudo en las mujeres que han sido madres recientemente cuando piensan en sexo. 

Una forma de recuperar las sensaciones es recurrir a los juguetes sexuales, que se pueden usar tanto en pareja como en solitario, pero también existen dudas al respecto en muchas mujeres que acaban de dar a luz: ¿se pueden utilizar después de parir? La respuesta es sí, pero lógicamente hay matices que deben ser explicados. 

Durante el embarazo, salvo prescripción médica, los juguetes sexuales están permitidos y ocurre lo mismo después de dar a luz. “Se pueden volver a utilizar juguetes eróticos tras el parto, siempre y cuando se traten de juguetes que estimulen el clítoris (y que no se introduzcan en la vagina) y si así lo desea la mamá”, explica Valérie Tasso, escritora y sexóloga. “Cada mujer es un mundo y se tiene que sentir preparada y cómoda para hacerlo”, añade la embajadora de LELO.

Tasso se refiere sobre todo al momento en el que la mujer vuelve a desear explorar su sexualidad después de experimentar un parto en su vida. “Tras el parto, cada mujer establece obviamente sus tiempos a la hora de volver a mantener relaciones con la pareja o utilizar juguetes eróticos. Todo dependerá del deseo que sienta, de cómo avance la recuperación a nivel físico e, incluso, psicológico…”, afirma, poniendo el foco por encima de todo en la voluntad y el deseo, los factores que de verdad son decisivos para utilizar juguetes sexuales después del parto además de la fisionomía de estos.

En este sentido, Valérie Tasso indica que la elección depende de los gustos y los deseos en cada etapa concreta. A modo de ejemplo, recomienda que “Si después de ser madre y pasado el puerperio dejamos de disfrutar con, por ejemplo, la estimulación del punto G a través de juguetes que se introducen en la vagina, podemos recurrir a los conocidos como ‘succionadores de clítoris’”, especialmente aquellos que emitan ondas más suaves, ideales “para las mujeres que, tras el parto, tengan demasiada sensibilidad y/o recelo a la hora de masturbarse”, dice. 

El cuidado del suelo pélvico

Además del uso de juguetes sexuales, la sexóloga incide en la importancia de fortalecer el suelo pélvico no solo por salud, que es la cuestión principal, sino también para mejorar la calidad del sexo. Por ello, aconseja el uso de las bolas vaginales para ejercitar el suelo pélvico, “tanto de antes del parto como después del mismo, siempre que se haya pasado el puerperio y que la mujer se sienta preparada para usarlas o un experto se lo haya recomendado”. 

De esta forma, concluye Tasso, se “puede puede contribuir a disfrutar de orgasmos más intensos”, ya se alcancen a través del sexo en pareja o del uso de juguetes sexuales, que como has visto no hay problema en que se utilicen después de dar a luz. 

Continúa leyendo