Cirugía estética

Qué es el Mommy makeover, la triple operación de cirugía más demandada entre las madres

Mamoplastia, abdominoplastia y perineoplastia: te contamos en qué consiste cada una y por qué son las más habituales en las mujeres que acaban de ser madres.

Foto: iStock
Foto: iStock

Con esta moda de acuñar términos anglosajones, a veces puede parecer que no tenemos en castellano palabras para describir lo mismo sin necesidad de recurrir a otras lenguas. Esto puede además llevar a la confusión de creer que algo es nuevo cuando no necesariamente lo es, solamente la nueva forma de bautizarlo, como pasa con el llamado mommy makeover, que no es otra cosa que la triple de cirugía estética más demandada entre las mujeres que han sido madres recientemente.

Se trata de la mamoplastia, la abdominoplastia y la perineoplastia, tres intervenciones que según la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) “generalmente se realizan en una sola cirugía para recuperar el aspecto físico previo al embarazo o incluso mejorarlo, aumentando así la confianza y bienestar personal”. De las tres, el Dr. Carlos García Saiz, cirujano plástico de Clínica Golden, asegura que son “Realmente son frecuentes la mamoplastia o mastopexia y la abdominoplastia”.

En opinión del Dr. Francisco Gómez Bravo, presidente de AECEP, "A pesar de los esfuerzos de la sociedad por valorar los grandes sacrificios que realizan las mujeres con la maternidad y que deje de afectarles en el plano profesional, a menudo no se tiene en cuenta la transformación que sufre su anatomía y forma del cuerpo”. No siempre es posible revertir estos cambios físicos de manera natural, y es ahí donde la cirugía plástica y recuperadora pueden actuar con eficacia. “A veces, la única solución que les permite reestablecer su morfología es la cirugía Plástica y reparadora, tanto en el pecho como en el abdomen como en la zona íntima”, apunta el doctor Gómez Bravo. 

La momoplastia, la intervención más frecuente

La momoplastia o cirugía mamaria se realiza tanto para para aumentar como para elevar la mama, explica de forma resumida el doctor García Saiz, que sitúa el período de recuperación medio entre 10 y 15 días, “aunque a las 48 horas ya puedes hacer vida medianamente normal”, dice.

El objetivo de la momoplastia no es otro que conseguir que “el pecho caído tras el embarazo y la lactancia recupere su forma original o bien”, cuentan desde la AECEP, que también hace referencia a la segunda posibilidad de esta operación que forma parte del conocido como mommy makeover: “optar directamente por un aumento de pecho que rellene el volumen de piel sobrante”. En cualquier caso, se trata de dotar al pecho de una forma similar a la que tenía antes del embarazo y de la lactancia, ya que la pérdida de elasticidad de la piel puede hacer que no recupere su forma original por sí misma. 

Abdominoplastia para recuperar la firmeza

Algo parecido ocurre con la piel del abdomen, de ahí que también esté muy demandada por las mujeres que han dado a luz recientemente la abdominoplastia. “Es un procedimiento que tiene como objetivo devolver la firmeza al abdomen eliminando los pliegues de piel y la grasa sobrante a la vez que tensa los músculos a través de una incisión en la zona del pubis”, explican desde AECEP. En esta operación, si es posible, “se puede quitar la cicatriz de una cesárea cambiándola por otra más estética”, añaden. 

En este caso, el doctor Carlos García Saiz afirma que el período de recuperación medio es un poquito más largo que el de la cirugía mamaria: “entre 15 y 30 días, necesitando una faja abdominal durante 1 mes”, apunta.

El auge de la cirugía íntima

Completa el denominado mommy makeover la perineoplastia o labioplastia, “técnica que se lleva a cabo para la reparación funcional y estética de la  zona íntima de la mujer”, según indican desde AECEP, que también se conoce como cirugía íntima. No se trata de ayudar a la piel a recuperar su forma y lugar natural sino que el objetivo es reconstruir la zona íntima, corrigiendo entre otros detalles la cicatriz de la incisión en caso de que la paciente haya pasado por un parto vaginal con episiotomía

El tiempo de recuperación de labioplastia que fija el doctor García Saiz es corto: “deberá guardar reposo por unos días, en general menos de una semana, y tan pronto como pueda debe caminar”. El cirujano plástico de la Clínica Golden afirma que  entre 10 y 14 días después de la operación podrá volver a trabajar la paciente si su labor es sedentaria. “Si no lo es y requiere levantar peso o tener gran actividad física, deberá esperar de dos a cuatro semanas más”, expone.

Como hemos dicho al comienzo del texto, se pueden llevar a cabo las intervenciones descritas al mismo tiempo si el doctor (y la paciente está de acuerdo) lo consideran oportuno, si bien el doctor García Saiz recomienda esperar al menos 4 meses en caso de que decidan separarse en el tiempo. 

En todo caso, lo que sí es 100% obligatorio según el cirujano plástico es “dejar pasar un mínimo de 6 meses desde que se da a luz y hacerse un reconocimiento médico para controlar que todos los valores están dentro de los parámetros establecidos” antes de someterse a cualquiera de las intervenciones, que son compatibles con todas las mujeres que no presenten las siguientes contraindicaciones: “Alteraciones metabólicas, cardiovasculares, pulmonares y de la coagulación. Además, las infecciones, las neoplasias, los procesos inflamatorios y vasculares locales y si el doctor especialista lo desaconseje”,concluye el Dr. Carlos García Saiz.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo