¿Para qué sirve?

Qué es y para qué sirve la relaxina en el embarazo

Cuando una mujer está embarazada su cuerpo se prepara para el proceso de parto ya incluso desde las primeras etapas de la gestación. Para ello trabajan varias sustancias, entre las que se encuentra la llamada relaxina. Veamos qué utilidad tiene en el embarazo.

embarazada
Fuente: iStock

La relaxina es una hormona de la familia de la insulina que en el caso de las mujeres se produce en el ovario, en el útero, la placenta y en las glándulas mamarias. En los hombres, en la próstata, así que no, no es exclusiva del cuerpo de la mujer. Sin embargo, vamos a centrarnos en los efectos que produce durante el embarazo.

 

Su función continúa todavía estudiándose, pero especialmente permite el ablandamiento de los ligamentos y del cuello uterino, lo que favorece que el útero crezca y también facilite el momento del parto.

En las mujeres, antes de la gestación, el cuerpo lúteo (una estructura que se forma en la superficie del ovario tras la ovulación) es el que se encarga de producir la relaxina. No obstante, después es la placenta la que asume la producción de esta sustancia. En los hombres, se produce en la próstata y se encuentra en el semen. Es muy probable que facilite el desarrollo de los espermatozoides.

Los niveles de relaxina alcanzan su mayor pico al principio del segundo trimestre (más o menos en torno al cuarto mes de gestación) y cuando se aproxima el parto.

¿Qué beneficios tiene en el embarazo?

El papel de la relaxina en el embarazo realmente continúa en investigación, pero la mayoría de sus funciones se asocia con facilitar el parto de la mujer. Estos son los principales beneficios:

Disminuir la acción del miometro

El miometro es un músculo del útero que según pasan las semanas va aumentando su tamaño. Este, ante varios estímulos es capaz de contraerse, por eso, con el fin de que no se produzcan contracciones que dificulten el desarrollo del bebé, el cuerpo podría liberar relaxina para disminuir la actividad de dicho músculo. No obstante, no es la única sustancia que se encarga de ello, la progesterona también tiene un fin parecido.

Reducir la producción de colágeno

El colágeno forma parte del tejido conectivo que se encuentra en muchos de nuestros órganos y sistemas: es una de las proteínas más abundantes del cuerpo humano. Es el que hace que los ligamentos del cuerpo sean fuertes.

Por ello, los efectos de la relaxina podrían ralentizar la producción de dicho colágeno para así conseguir que los ligamentos no sean tan fuertes, se ablanden y sean más elásticos. Lo que facilita la hora del parto, sobre todo si el futuro bebé tiene un gran tamaño.

Ablandar el cuello del útero

Tanto esta función como la anterior están interrelacionadas porque ambas buscan que el parto natural se dé de la mejor manera posible.

El cuello uterino es la zona más baja del útero y para que pueda nacer el bebé (salir del cuerpo de la madre) esta debe dilatarse un poco. La relaxina junto con otras sustancias ayuda a que el cuello sea más flexible.

Sin embargo, también hay que considerar que pueden surgir algunos efectos negativos a lo largo del embarazo, por ejemplo, la hiperlaxitud de las articulaciones, porque lo que produce es un aumento de la inestabilidad articular, que a su vez genera dolores de espalda, de caderas o de la zona púbica. E incluso una mayor prevalencia de contracturas en la zona pélvica, lumbar y en las rodillas.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}