Antes del parto

¿Qué métodos naturales pueden ayudar a que el parto se inicie?

¿Es posible iniciar el parto de alguna manera de forma natural? En caso contrario, ¿qué puedes hacer para afrontar los últimos días de espera?

Cuando llegan las últimas semanas del embarazo podemos sentirnos algo más pesadas e incómodas. A parte puede que lleguen los nervios de última hora, la incertidumbre y las ganas de conocer a nuestro bebé.

El embarazo puede durar hasta las 42 semanas, pero es más frecuente que suceda antes de manera natural. La semana 40 sería la fecha probable de embarazo, pero como la llamamos las matronas, “la fecha improbable de parto” ya que sólo un 5% da a luz justo en ese día.

Qué métodos naturales pueden ayudar a que el parto se inicie
Foto: Istock

Las primerizas suelen ponerse de parto algo más tarde, pero como todo, cada mujer es un mundo.

Según la Asociación El Parto es Nuestro, solo un cuatro-cinco por ciento de los recién nacidos lo hacen, mientras que la mayoría vienen al mundo entre las semanas 38 y 42.

Si llegamos a la semana 40 y el parto no se ha producido aún, es muy frecuente empezar a escuchar la palabra inducción y eso genera inseguridades y miedos en los padres si no se le explica bien. Es por ello que muchas madres buscan métodos alternativos para intentar comenzar el parto de manera natural con algunos recursos.

Es importante que, si llegamos a la necesidad de necesitar ser inducidos, que siempre haya una indicación médica detrás, ya que no se debería provocar el parto si no hay complicaciones con el embarazo y la mujer no está entre la semana 41-42.

Me gusta recalcar este último párrafo ya que, muy a nuestro pesar, encontramos inducciones que se realizan por diferentes motivos, entre ellos el beneficio sanitario y aquí estaríamos hablando de “Violencia Obstétrica”, actuar en beneficio del sanitario y no de la madre.

Y la pregunta es, ¿existen realmente métodos naturales que funcionen?

La respuesta es que sí, que hay métodos naturales que pueden ayudar a iniciar el parto, pero hay que tener muy en cuenta que no son milagrosos, y que dependen de otros factores como nuestro cuerpo y el bebé que no podemos controlar y que, si ellos no están “preparados”, de poco sirven todos los demás métodos naturales.

Para utilizar los métodos naturales que nombraremos a continuación, es fundamental asegurarse de que no hay complicaciones de ningún tipo, como CIR, tensión arterial alta, diabetes gestacional mal controlada, entre otros.

En uno de los artículos anteriores, donde hablamos de la función de la placenta, dejábamos claro que, según la OMS, a partir de la semana 42 la placenta comienza a envejecer y a calcificarse y por ello una de las indicaciones de inducción sería esta e inducir a la semana 41+5 como máximo. En ocasiones muy puntuales este
envejecimiento comienza antes y es por ello que habría que inducir si se da el caso antes de la 41+5.

A la hora de hablar de "los métodos que funcionan", hablaremos de aquellos probados científicamente, los que ayudarían al bebé a encajarse en el canal de parto o a producir oxitocina natural que diera comienzo a las contracciones.

Relajación, calma y tranquilidad

Tratar de vivir esta última etapa con la menor ansiedad posible. El cuerpo cuando hay nervios segrega adrenalina para actuar como defensa y la adrenalina actúa como inhibidor de la oxitocina, que es la hormona responsable de que el parto empiece.

Risa y buen humor

La oxitocina es la hormona del amor, se segrega cuando estamos tranquilos, felices, cuando tenemos un orgasmo, entre otros. Por ello, si estamos de buen humor, pasándonoslo bien, segregaremos mucha más oxitocina.

Caminar, hacer ejercicio y bailar

El objetivo es estar activo durante todo el embarazo si nos encontramos en buenas condiciones. Esto hace que movamos la pelvis y que la gravedad actúe para ayudar al bebé a encajarse y a descender por el canal del parto.

Subir y bajar escaleras, bailar moviendo las caderas, en definitiva, estar lo más activa posible dentro de nuestras posibilidades.

Mantener relaciones sexuales

Como hemos mencionado antes, cuando tenemos un orgasmo segregamos oxitocina. Es por ello que se recomienda, especialmente las últimas semanas, siempre que la mujer quiera, mantener relaciones con nuestra pareja. Además, el semen del hombre contiene prostaglandinas que ayuda al cuello del útero a borrarse y a ponerse más blando y favorable para la posterior dilatación.

Masajes placenteros y estimulación de los pezones

Sentirnos relajadas genera oxitocina, siempre teniendo en cuenta que los pezones pueden estar algo sensibles, por lo que es muy importante una buena comunicación con nuestra pareja para que se realice de manera calmada y placentera para evitar sentir el efecto contrario.

Métodos no probados científicamente

Métodos para iniciar el parto en casa
Foto: Istock

Existen otros métodos naturales que no están demostrados científicamente su eficacia, a pesar de que son muchas las mujeres que aseguran que a ellas les funcionó.

En cualquier caso, siempre es recomendable consultar previamente con el médico o matrona antes de utilizarlos (encontramos a muchas madres que miran en internet en sitios poco fiables y puede llegar a ser peligroso para el bebé y la madre).

Ciertos alimentos

El chocolate, algunas infusiones o la comida picante son estimulantes a la hora de desencadenar el parto, pero la realidad es que no hay evidencia científica de que funcionen.

Infusiones de hoja de frambuesa y jengibre pueden ayudar a empezar con las contracciones uterinas.

Acupuntura y acupresión

La acupuntura consiste en insertar agujas muy finas en puntos específicos del cuerpo, mientras que la acupresión es una técnica consistente en aplicar presión en puntos específicos con la ayuda de los dedos.

El empleo de estos métodos para adelantar el parto genera una gran controversia, pues si bien hay muchos estudios que indican que no funcionan, son muchas las mujeres que lo han probado y afirman que les ha dado.

¿Qué no funciona?

Hay métodos que pueden ser perjudiciales y hay que tener precauciones para no generar el efecto contrario. Estos factores pueden ser los nervios, la ansiedad y el estrés.

Recalcar la importancia de mantenerse serena en la última etapa del embarazo, disfrutando de los últimos momentos con tripita. Si nos comenzamos a poner nerviosas porque los días pasan y el parto no se desencadena, comenzamos a liberar adrenalina y a inhibir la producción de oxitocina, que es la hormona que nos ayudará a que el parto se produzca.

También es importante cuidarse, alimentarse bien y estar bien hidratadas y, como hemos comentado, acompañar todo esto con ejercicio físico, bienestar emocional y calma, mucha calma.

Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo