Duración del embarazo

¿Qué significa tener un embarazo a término?

Usualmente un embarazo tiende a durar alrededor de 40 semanas, empezando a contar desde el primer día del último período menstrual, hasta la fecha probable de parto. Desde el momento de la concepción, cada semana de embarazo cuenta para la salud del bebé. Incluso en las últimas semanas todavía tanto su cerebro como su bebé continúan desarrollándose.

Por lo general, se cree que un embarazo dura 40 semanas, aunque es evidente que el tiempo que una mujer puede estar embarazada puede variar por una amplia diversidad de factores. Es más, hasta hace unos años, era común utilizar el término “completo” para descubrir aquel embarazo que duraba desde tres semanas antes de la fecha estimada de parto hasta tres semanas después (es decir, alrededor de entre 37 a 42 semanas). 

Dicho de otra forma, un embarazo a término completo solía significar un total de 40 semanas desde la primera fecha del último ciclo menstrual, siempre y cuando el nacimiento del bebé se produjera en algún momento entre las 37 y 42 semanas. Y era algo que se consideraba como saludable para los bebés.

No obstante, a finales del año 2012, los expertos reconocieron que los bebés nacidos en diferentes momentos durante ese período comprendido de cinco semanas presentaron distintos resultados y desafíos, de ahí que finalmente se decidiera modificar la definición funcional de “término completo”.

En ese año se llevó a cabo un estudio en el que se compararon los registros de nacimiento y los puntajes de las pruebas de un total de 128.000 niños de 8 años que habían nacido en la ciudad de Nueva York a finales de la década de 1980 y comienzos de la década de 1990, y que nacieron entre las 37 y las 41 semanas de gestación. Los investigadores los compararon con los bebés nacidos a las 41 semanas, descubriendo que aquellos niños nacidos a las 37 semanas tuvieron una probabilidad un 33 por ciento mayor de tener dificultades severas de lectura, y una probabilidad que alcanzó el 19 por ciento de tener problemas moderados en matemáticas.

De hecho, hace algún tiempo el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecológicos y la Sociedad de Medicina Materno-Fetal se unieron con la finalidad de establecer un total de cuatro nuevos términos, mucho más específicos, con los que descubrir la duración del embarazo de una mujer: término temprano, término completo, término tardío y post término.

Dado que las últimas semanas de gestación son tan importantes como cruciales (puesto que es la etapa en la que se desarrollan algunos órganos vitales del bebé, como el cerebro y los pulmones), cualquier bebé nacido antes de las 38 semanas y 6 días es considerado como prematuro. El término completo es de 39 a 40 semanas y seis días. El término tardío oscila entre las 41 semanas a 41 semanas y seis días, y finalmente, el post término -o término posterior- supera las 42 semanas.

Lo cierto es que estas distinciones son importantes porque los bebés suelen tener mejores resultados cuando nacen durante las semanas 39 y 40, mientras que los nacidos antes de las 39 semanas presentan mayor riesgo de sufrir algún tipo de problema respiratorio, desarrollan más infecciones y pasan más tiempo en el hospital.

La importancia del término ‘completo’

Especialmente si el médico está programando una cesárea o un parto vaginal en sí programado, esperar al menos hasta las 39 semanas de gestación puede mejorar muchísimo los resultados para el bebé, puesto que es el tiempo suficiente para garantizar un desarrollo completo de los pulmones, el hígado y el cerebro. 

Además, también tiende a reducir la probabilidad de problemas de audición y de visión, y le proporciona al bebé tiempo para promover la capacidad de succionar, tragar y mantenerse despierto después del nacimiento el tiempo suficiente como para poder alimentarse, así como para ganar el suficiente peso.

En cualquier caso, esto no significa que aquellos bebés que nacen antes de las 39 semanas de embarazo tengan o vayan a tener problemas de salud. Por ejemplo, muchos bebés que nacen antes están perfectamente bien, pero sí se sabe que los resultados de salud son generalmente mejores una vez que el bebé ha alcanzado la marca de gestación de las 39 semanas.

También es normal que, en muchas ocasiones, la fecha probable de parto pueda ser incorrecta por hasta dos semanas, incluso aunque esta sea establecida mediante ultrasonido. Esto es incluso más común cuando la mujer tiene períodos irregulares. Por ello, dar a luz de manera natural lo más cerca posible de las supuestas 39 o 40 semanas de gestación tiende a reducir muchos de los riesgos que acompañan al parto prematuro, especialmente en el bebé.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo