Información práctica

Todo lo que debemos saber si vamos a tener un parto gemelar

¿Llega el embarazo a término? ¿qué complicaciones puede haber? ¿parto vaginal o cesárea? Tratamos de resolver todas las dudas que pueden surgirte en torno al nacimiento múltiple si estás esperando mellizos o gemelos.

Parto gemelar (Foto: iStock)
Parto gemelar (Foto: iStock)

La alegría al ver el test de embarazo es doble en el momento en el que en la primera ecografía se confirma que lo que viene no es un bebé sino dos. Un embarazo gemelar no tiene por qué ser muy diferente de uno individual pero sí que supone determinadas particularidades a tener en cuenta. Mayor probabilidad de sufrir diabetes gestacional, de padecer hipertensión o de aumentar más de peso son algunos de los inconvenientes con los que se suele encontrar la futura madre, pero estos se ven incrementados en lo que al parto se refiere. 

Para empezar porque los partos -en concreto el momento del expulsivo- son más largos puesto que necesitan generalmente el doble de tiempo para salir, y después porque suelen practicarse más cesáreas que partos natural por la posición en la que se sitúan los bebés.

Todo esto hace que la supervisión médica sea mayor de la habitual en estos casos y que el seguimiento de los expertos garantice que en todo momento se vea atendido cualquier problema que pueda surgir durante el proceso. 

Riesgos

Cualquier embarazo puede tener complicaciones tanto para la madre como para el bebé, pero los riesgos son aún más probables si se trata de uno múltiple. Lo mismo ocurre con el parto. No se trata de alarmar ni de hacer que ninguna mujer tenga miedo a enfrentarse a él, pero sí de que se afronte ese momento con el respeto que merece y sabiendo todo lo que puede ocurrir para llegar bien preparada. 

En el caso de un parto gemelar, hay varios condicionantes que hay que tener en cuenta. El primero de ellos es que hay más opciones de que el embarazo sea pretérmino. Esto significa que el nacimiento no se suele producir a las 40 semanas sino que suele durar la gestación hasta la 35 o 37 aproximadamente. Más del 50% de los gemelos o mellizos nacen prematuros, lo cual puede acarrear diversos problemas de salud para los pequeños. 

Otro riesgo del parto gemelar es el desprendimiento de placenta o la placenta previa. El desprendimiento no es demasiado frecuente pero sí muy grave ya que tiene lugar cuando la placenta se separa parcial o totalmente de la pared interna del útero y esto tiene como consecuencia que el suministro de oxígeno y nutrientes del bebé no sea el adecuado. La placenta previa, por su parte, es más común que aparezca y puede provocar un sangrado muy intenso tanto en el embarazo como en el parto. 

El hecho de que los bebés compartan la placenta y el saco amniótico en embarazos MoMo -monoamniótico monocorial- hace exista otra complicación que es la de que los cordones umbilicales se enreden o uno de ellos se comprima por el movimiento de uno de los bebés que imposibilita el paso de oxígeno y nutrientes a su hermano. 

En cualquier caso, lo más importante es ponerse en las mejores manos expertas para que sean ellos quienes te resuelvan posibles dudas que surjan y puedan ayudarte con cualquier tipo de complicación.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo