Alto y claro

Sara Sálamo sobre el posparto y la lactancia materna: Estaba muy enfadada con que nadie me lo hubiera explicado

La actriz canaria ha vuelto a demostrar en el pódcast Estirando el chicle su compromiso con la visibilización de la cara B del embarazo y la maternidad.

Sara Sálamo es la celebrity nacional que más claro habla sobre maternidad en público. No la detiene ni nada ni nadie en su empeño por visibilizar la fotografía global de lo que supone un embarazo y ser mamá. En sus redes sociales lo demuestra casi a diario, siempre que tiene oportunidad, desde que se convirtió en mamá por primera vez en el año 2019. Y hace lo mismo delante de un micrófono cuando se le pregunta por ello.

La actriz así lo ha vuelto a hacer en su paso por Estirando el chicle, el pódcast de moda en nuestro país, presentado por las cómicas Carolina Iglesias y Victoria Martín. La actriz canaria ha sido su invitada en el episodio de esta semana, el último de este pódcast de éxito. 

Durante el avance del mismo, que ya está disponible en las plataformas digitales al completo, ya vimos que la maternidad iba a ser protagonista en la charla entre las presentadoras del programa y su invitada. En concreto, Sara Salamo se ha referido a ese momento, justo después del parto, en el que ves el resultado que el embarazo ha tenido en tu cuerpo. “Cuando estás embarazada, todavía la tripa es dura y la tela cae de cierta forma. Pero cuando se va el niño, se te queda la misma barriga, pero eso es blando", explica la artista. 

Reconoce Sálamo, que tiene dos hijos con el futbolista del Real Madrid, Isco Alarcón, que ella se desquició por el cúmulo de circunstancias, desconocidas entonces para ella. “Entonces, la ropa, sienta todo fatal. Sumado al chute hormonal que estás totalmente desquiciada, o yo estuve totalmente desquiciada...".

Seguramente por eso decidió que no se callaría y que su granito de arena para intentar que otras mujeres no pasaran por lo mismo en el futuro por la falta de información seria utilizar su posición de influencia en la sociedad para mostrar aquello de lo que no se habla tanto cuando se trata el embarazo, la maternidad y el posparto. “Estaba muy enfadada con que nadie me hubiera explicado eso. Y con haber estado en clase millones de años y que me explicaran cómo funciona el intestino y no me enseñaran a usar las tetas, por ejemplo”, dice en un momento de la conversación en Estirando el chicle antes de ampliar este argumento: “Porque para dar de mamar hay posturas con nombre: postura de rugby, a caballito... Tienes que vaciar los cuatro cuadrantes para que no te dé mastitis, para que no te suba la fiebre… ¿En qué momento el intestino va solo y te lo explican y esto, que tienes que saber usarlo, no te explican nada?", concluye.

La canaria de 30 años, madre feliz de Theo y Piero y comprometida feminista, es muy activa tanto en Instagram como en Twitter, donde no tiene pelos en la lengua cuando se trata de dar visibilidad al embarazo, el posparto, la lactancia materna y todo lo que implica la maternidad como, por ejemplo, la conciliación. En ambos canales promete seguir al pie del cañón pese a que su posicionamiento le genera conflictos y abundantes críticas que ella denuncia y confronta.

Continúa leyendo