Efectos del efluvio telógeno

Se me cae el pelo tras el parto: ¿qué es el efluvio telógeno?

Estabas embarazada y presumías luciendo tu melena, pero ahora ya ha llegado el niño al mundo y has empezado a notar que tu cabello se cae más de lo normal… Puede que se trata de efluvio telógeno.

pelo
Fuente: iStock

Tenías un auténtico pelazo mientras estabas embarazada, pero has dado a luz y de repente tu cabello se ha vuelto débil y se cae más de lo normal. ¿Se trata de una situación común o debes preocuparte? Para empezar, tranquila, seguramente estés padeciendo los efectos del efluvio telógeno.

A lo largo de tu gestación, entran en acción muchas hormonas, y es gracias a una de ellas, los estrógenos, que puede que tu cabello gane vitalidad, se vea más brillante, más bonito y tenga mayor densidad. Pero claro, llega el bebé al mundo y la cosa cambia. Y mucho.

Cuando ya has pasado por el parto, los niveles de estrógenos caen, y esto hace que la vitalidad que había ganado tu pelo, se pierda y este comience a caerse. Además, hay que sumarle el estrés que produce el alumbramiento (más en especial si ha sido muy largo o si ha habido cesárea, por ejemplo) pues esto también contribuye a la caída del pelo. Así mismo también pueden afectar otros factores físicos o emocionales, como una depresión posparto.

Normalmente, esta caída es habitual en las mujeres que han dado a luz y suele producirse unos 2 o 3 meses tras el parto. A esto es a lo que llamamos efluvio telógeno.

¿Qué es el efluvio telógeno?

Se trata de una alopecia difusa, es decir, la pérdida de cabello que se produce después del parto y que comienza a los meses de haber dado a luz.

El pelo tiene distintas fases de desarrollo y, durante la gestación, un porcentaje muy alto de cabellos está en la etapa de crecimiento. Cuando ya ha nacido el bebé, una buena parte de ese pelo cambia a la fase de reposo y, de forma rápida, a la de caída. Es por ello que las madres recientes pueden apreciar que se les cae más pelo que antes.

Lo bueno de esta circunstancia es que esta pérdida es algo transitorio y el pelo puede recuperarse. Por suerte, no es como otras alopecias que pueden provocar un daño irreversible, por lo que más o menos a los 6 o 12 meses después del parto el cabello recupera su ciclo normal.

¿Qué puedes hacer?

Aunque se trate de una situación habitual que seguramente se resuelva de forma espontánea, siempre puedes tener en cuenta estos consejos:

  • Aliméntate bien. La alimentación influye de manera directa en la salud de tu cabello, y una dieta hipocalórica puede ser perjudicial. Esto es porque puede influir en el folículo piloso y potenciar más la caída.
  • Cuida tu pelo. Aunque el bebé sea tu centro de atención, no debes olvidar cuidarte un poco y darle un poco de mimos a tu melena. Para empezar, no te peines con el cepillo muy fuertemente ni te hagas peinados demasiado tirantes, trata de no excederte con el secador y la plancha y deja a un lado los tratamientos de color por un tiempo. Si lo ves necesario puedes probar champús anticaídas.
  • Comprueba que no tienes anemia. Es común que muchas madres tengan anemia después del parto. Esto supone que la sangre tenga un nivel de hierro más bajo de lo normal y que este produzca la caída del pelo.
  • Consulta con un especialista. Si te preocupa porque sientes que tu caso es más exagerado, lo mejor es que hables con un experto de la materia para que te dé las recomendaciones más adecuadas.
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo