Parto

Se pone de parto en el trabajo y le piden que termine una reunión antes de ir al hospital

Un tuit viral ha revelado lo que le ocurrió a una madre cuando rompió aguas durante una reunión, y dice mucho sobre la forma en que la “cultura laboral” debe cambiar.

Se pone de parto en el trabajo y le piden que termine una reunión antes de ir al hospital
Foto: Istock

Todos hemos visto esta escena en infinidad de películas. De repente, la bolsa de la futura mamá se rompe, y todo lo demás se detiene. Es cuando se produce la rotura de la bolsa, popularmente conocido como rotura de aguas, y es una señal evidente de que la mujer está de parto.

La embarazada entra en acción con un enfoque singular en llegar a donde necesita estar para dar a luz, y todos a su alrededor se unen, dejando lo que sea que estaban haciendo, para ayudarla a llegar al hospital sin perder un segundo. Porque esto es lo correcto, ¿no? 

Y es que, cuando la embarazada empieza a ponerse de parto, independientemente del lugar donde se encuentre, todos los que se están a su alrededor hacen lo posible para ayudarla, sin hacer más preguntas.

Pero si un tuit viral puede convertirse en una clara indicación de lo que ocurre cada día, y más concretamente, en un ejemplo cotidiano de nuestro día a día, parece que no todos suscribirían esta creencia…

El tuit en cuestión proviene, en realidad, de la amiga de una mujer que se puso de parto justo en el momento en el que se encontraba llevando a cabo una reunión de trabajo entre directivos. Y lo que ocurrió no invita a la esperanza. Porque seamos muy claros: lo único aceptable que se podría decir cuando alguien interrumpe una reunión para anunciar que ha roto aguas y necesita ir al hospital es: “Oh, Dios mío, por supuesto, vete y no te preocupes, cualquier otra cosa que no sea dar a luz de forma segura”. Pero, lamentablemente, esto no fue lo que ocurrió aquí, según este tuit.

Como podemos leer en el tuit: “Ella dice: ‘¡Necesito ir al hospital, he roto aguas!’ El inversor líder de un fondo conocido dice: ‘Está bien, pero ¿podemos terminar la reunión primero?’ Terminó la reunión de la junta en el coche mientras se dirigía al hospital”. La autora del tuit, Christine Carrillo, añade un “WTF” muy apropiado a la publicación.

No hay duda: ver este tuit es, cuanto menos, impactante. Y es que la falta de consideración ante un evento que no solo es increíblemente urgente, sino potencialmente doloroso (o incluso potencialmente mortal), es repugnante. Pero al mismo tiempo no es tan sorprendente.

Posiblemente todos hemos escuchado a otras madres hablar sobre cómo superaron las contracciones, el miedo, el dolor, hasta que dieron a luz. Y si bien es cierto que las mamás tienen el derecho a tomar cualquier decisión en unos momentos tan vitales, debemos enfrentarnos al hecho de que vivimos en un mundo que ejerce una presión ridícula sobre los empleados para que sean productivos en todo momento, incluso frente al parto. Y eso debe cambiar.

Siguiendo con el tuit que se ha vuelto viral en pocas horas, otra usuaria de Twitter respondió contando su propia historia: “Trabajé todo el día que estuve de parto con mi hija -reuniones todo el día (mantuve anotaciones de la distancia entre mis contracciones)- luego fui al hospital una hora después de mi última reunión para dar a luz. Esto sucede en el mundo de las startups y las corporaciones. Es espantoso”. Y tiene razón: es espantoso.

Otro usuario escribió “obviamente no había otras mujeres (u hombres razonables) en esa sala de conferencias para decir ‘WTF, estás loco, ella va al hospital ahora y sin terminar esta reunión’”. A lo que siguió otro comentario aún más hiriente: “Despreciable. A pesar de lo común del parto, continúa siendo una situación de alto riesgo para las mujeres. Básicamente, se trata de insistir en una reunión mientras alguien lucha por su vida”.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo