Mujer y posparto

Sí, la maternidad cambia tu cuerpo para siempre

El cuerpo de la mujer se transforma con el embarazo y la lactancia. Algunos de esos cambios físicos son temporales, pero otras transformaciones físicas son para siempre, así que más vale asumirlas con alegría. ¿Sabes cuáles son?

Después de dar a luz, muchas mujeres sienten que su cuerpo ha cambiado, y no precisamente para bien, en algunos aspectos. Es normal y no hay que obsesionarse. El embarazo es una etapa que trae consigo cambios, unos duraderos y otros no tanto. 

Con los cuidados adecuados las manchas de la piel, el vientre abultado, los michelines, el pelo que se cae o los escapes de pis desaparecerán en gran parte de los casos y la mujer volverá a la normalidad después de un tiempo. Debemos tener paciencia y también querernos, ya que todos esos cambios nos recuerdan algo iompresionante: hemos traído una vida al mundo. 

Las huellas del embarazo que permanecerán

Pero la maternidad también deja huellas imborrables en nuestro cuerpo, como lo hace en nuestra mente. Esos cambios hay que asumirlos con normalidad y, conocerlos de antemano, ayuda a reconocerlos con naturalidad. Estas son las principales:

1. Estrías

Tras el parto pueden aparecer  estrías en la tripa y el pecho, que no son más que pequeñas cicatrices que se han producido en la piel por haberse distendido mucho y en muy poco tiempo. Lo mejor que se puede hacer contra las estrías es la prevención.

Si quieres saber cómo evitar las estrías, no te pierdas el artículo ' Guerra a las estrías' de nuestra web.

2. Varices

A veces, las venas dilatadas y de aspecto varicoso que aparecen en el embarazo remiten tras el parto. Pero lo habitual es que ya no se vayan, sobre todo las delgadas venitas vasculares. Las cremas frías específicas para el cansancio de piernas ayudan a suavizar las molestias. No obstante, siempre es conveniente que las valore el médico. 

Si estás embarazada y crees que te están saliendo las primeras varices, te interesa leer ' Cómo prevenir las varices en el embarazo'.

3. Más cintura

A las mujeres que han dado a luz les cuesta más volver a lucir una cinturita de avispa porque una parte de la grasa que el organismo almacena para asegurar la producción de la leche se deposita en la parte alta de la tripa.

Lo que sí se puede hacer es adelgazar después del embarazo para perder los kilos ganados. Los consejos del artículo 'Alimentación en la lactancia' pueden serte útiles.

4.- Celulitis

Es muy habitual que en el embarazo aparezca o aumente la celulitis o piel de naranja, debido a los cambios hormonales. El ejercicio, una alimentación sana y los masajes pueden ayudar a evitar su aparición y, una vez aparece, ayudan a mejorarla, pero es muy difícil eliminarla por completo. No obstante, también hay productos y cremas que pueden ser de ayuda para combatir la celulitis. Te recomendamos echar un vistazo a nuestra galería "17 anticelulíticos que sí funcionan". 

Si este punto te interesa, también te interesará ' Consejos para prevenir la celulitis en el embarazo'.

Y lo que sí se recupera...

Afortunadamente, otros cambios son reversibles y no duran mucho tiempo. ¿Quieres saber cuáles son? Te los contamos en Cambios en el cuerpo tras el parto

Recordamos la importancia de no obsesionarse y también de asumir y aceptar con naturalidad aquellos cambios que no sean reversibles. 

Asesor: Diego Sojo, matrón del Centro de Salud Los Cármenes, de Madrid.

Pero la maternidad es tan bonita...

Continúa leyendo