Aborto

Tipos de aborto: cuáles son y en qué se diferencian

¿Cuántos tipos de aborto existen? ¿Qué diferencias hay entre ellos? ¿Cómo se tratan?

Cuando hablamos de aborto, es importante entender los tipos y la frecuencia con la que esto ocurre para así tener unas precauciones u otras.

Tipos de aborto
Foto: Istock

Dentro de los abortos encontramos:

  • Aborto natural o espontáneo.
  • Aborto inducido o provocado.
  • Aborto por infección o séptico.
  • Aborto fallido o retenido. Aborto terapéutico
  • Aborto legal.
  • Aborto ilegal.
  • Aborto precoz.
  • Aborto tardío.
  • Aborto completo.
  • Aborto incompleto.
  • Aborto químico o farmacológico
  • Aborto quirúrgico.

A continuación, os explicamos los principales abortos:

Aborto natural o espontáneo

El aborto espontáneo es la pérdida involuntaria antes de la semana 20 de gestación.

Ocurre en un 10-20% de los embarazos. Aún siendo un % notable, a día de hoy se considera un tema tabú. Esto está dando problemas ya que las mujeres se sienten muy solas, especialmente a nivel psicológico, en muchas ocasiones sentimientos de culpa por si han hecho “algo malo” que pudo causarlo.

Aunque los estudios indican un 10-20%, seguramente el % sea mayor, pero pasan desapercibidos por ocurrir en etapas tempranas del embarazo.

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren debido a problemas cromosómicos (falta o exceso de cromosomas), que conllevan a un desarrollo anormal del feto. En la mayoría de las veces, estas complicaciones ocurren cuando el embrión se divide y crece.

¿Cuándo hay más riesgo de aborto?

Aunque cualquier mujer puede tener un aborto, la evidencia científica indica algunos factores que conllevan a ser más propensos a ello. Entre estos factores encontramos:

  • Edad > 35 años
  • Aborto espontáneo anterior
  • Historia clínica con anomalías uterinas
  • Tabaco y alcohol o drogas
  • Sedentarismo
  • Obesidad

Cuando el aborto, o la sospecha de aborto ocurre, se recomienda acudir a la matrona/ginecólogo para recibir una atención sanitaria adecuada.

Una vez hecho el diagnóstico de aborto espontáneo, que por lo general se realiza mediante ecografía, puede optarse por diferentes opciones de tratamiento.

Aborto espontáneo
Foto: Istock

¿Qué pasa si he tenido un aborto? ¿Qué tratamiento existe?

  • La primera opción sería un control expectante donde el propio cuerpo expulse todos por completo, siempre y cuando no haya signos de infección.
  • En caso de que esto no ocurra, se utilizará medicación o procedimientos quirúrgicos como un legrado.

Aborto inducido o provocado

El aborto inducido ocurre cuando la mujer decide poner fin a este embarazo de forma informada y premeditada.

Es importante tener en cuenta a los profesionales adecuados para que no exista riesgo de infección u otras complicaciones.

La terminación del embarazo es provocada por el uso de medicamentos o de instrumentos que producen la expulsión del embarazo. A su vez, puede subdividirse en:

  • Interrupción voluntaria del embarazo (IVE): se realiza tras libre elección de la embarazada hasta la semana 14 de gestación.
  • Aborto terapéutico: se realiza por razones médicas. Una vez el caso es valorado de manera individual, se toma la decisión que ese embarazo está poniendo en riesgo a la mujer o al bebé. Ya sea por salud física o psíquica. En España se puede llevar a cabo, bajo este supuesto, hasta la semana 22.

Este tipo de aborto debe ser llevado a cabo por un ginecólogo y tener una justificación real médica.

¿Qué tratamiento se lleva a cabo?

Se puede realizar mediante fármacos o quirúrgicos. 

  • Aborto farmacológico: tratamiento con la llamada píldora abortiva. Se toma antes de la semana 7 de gestación. Esta píldora loquea la hormona que controla la gestación, generando algo similar a un aborto espontáneo. Este método se suele elegir más ya que no conlleva a un proceso quirúrgico si no ocurren complicaciones. Es muy importante un control a posteriori por parte de la matrona/ginecólogo.
  • Aborto quirúrgico: Proceso que se realiza como el nombre indica en quirófano, bajo sedación o anestesia, ecógrafo y cuidados de seguimiento a posteriori.
    • Antes de las 14 semanas: El riesgo es bajo y se realiza en quirófano mediante unas cánulas con una dilatación previa del cérvix.
    • A partir de la semana 14 el riesgo aumenta conforme pasan más semanas. Se utiliza material quirúrgico para vaciar el útero de todo el producto del embarazo (líquido amniótico, placenta y restos fetales)
    • Después de la semana 20, se realizará inducción del parto.

Dependiendo del procedimiento te quedarás ingresada u día o será ambulatorio.

Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo