¿Son todas iguales?

Tipos de contracciones: Braxton Hicks, pródromos, de parto...

La contracción es la respuesta mecánica del útero ante la liberación durante el parto de varias sustancias que lo estimulan, y en especial de la hormona oxitocina.

Cuando se habla de contracciones, una mujer automáticamente pensará en las que provocan el parto. Pero a lo largo del embarazo pueden presentarse de diferentes clases e intensidades. Te contamos qué tipos existen y cómo diferenciar las contracciones de preparación de las que son propias del parto.

No todas las contracciones son iguales ni tienen la misma función. Te contamos qué tipos de contracciones hay, cómo se notan y para qué sirven. Todas ellas hacen que el útero se contraiga y se relaje a intervalos regulares (las del parto lo hacen en intervalos cada vez más cortos, aumentando progresivamente su intensidad) con la función de borrar el cuello del útero y ensancharlo para ayudar al bebé a salir.

También te puede interesar:

Braxton Hicks: contracciones durante el embarazo

Las contracciones de Braxton Hicks se tienen durante el embarazo y son necesarias para que el cuerpo de la mujer se vaya preparando al parto. 

  • Función. Entrenar al músculo uterino de cara al parto.
  • IntensidadContracciones muy débiles, indoloras o muy poco molestas. No cambian de intensidad.
  • Frecuencia y duración. Normalmente son irregulares, sin ritmo, paran de repente al igual que lo hicieron al aparecer, y duran menos de 20 segundos.
  • Cambios. Desaparecen con el descanso o si se cambia de postura; a veces aparecen al caminar o al hacer un esfuerzo.
  • Dónde se notan. En la parte inferior del abdomen, y con ellas se siente como una ligera tensión y endurecimiento de la tripa.

Contracciones pródromos

Los llamados pródromos  son necesarias para el parto. 

  • Función. Borrar el cuello del útero.
  • Intensidad. Las contracciones son más molestas que las de Braxton Hicks.
  • Frecuencia y duración. Son irregulares, no son rítmicas, paran igual que empezaron y duran de 15 a 20 segundos.
  • Cambios. Desaparecen al descansar.
  • Dónde se notan. En la zona inferior del abdomen, incluso en la parte de las ingles.

Contracciones de parto

Las contracciones de parto son absolutamente diferentes a las anteriores. 

  • Función. Dilatar el cuello del útero para facilitar el paso de la cabecita y después expulsar al feto.
  • Intensidad. Van aumentando y pueden ser dolorosas.
  • Frecuencia y duración. Aparecen las contracciones a intervalos regulares, (cada 5 minutos o menos) y a medida que el cuello se ensancha se va acortando el tiempo. Pueden llegar a durar un minuto y hasta 90 segundos en la fase de expulsión.
  • Cambios. No paran y van aumentando hasta que el bebé ha salido por completo.
  • Dónde se notan. Pueden comenzar en el bajo vientre e irradiarse a las caderas, o en la zona baja de la espalda y extenderse hacia el abdomen y el periné.

Contracciones de alumbramiento

Las contracciones de alumbramiento son las últimas, cuando pasen, la mujer puede por fin descansar.

  • Función. Expulsar la placenta del interior del útero.
  • Intensidad. Son intensas, pero no tanto como las de la dilatación.
  • Frecuencia y duración. Se producen unas dos o tres contracciones en un corto intervalo de tiempo, y duran menos.
  • Cambios. Aparecen entre 10 y 25 minutos después del nacimiento del niño y se detienen en cuanto se expulsa la placenta.
  • Dónde se notan. Sobre todo en el bajo vientre.

¿Durante tu embarazo tuviste muchas? ¿Fueron llevaderas? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Asesor: Dr. Claudio Becerro de Bengoa, ginecólogo y obstetra experto en preparación a la maternidad.

 

CONTINÚA LEYENDO