Plan de Parto

Tú puedes decidir sobre tu parto

¿No quieres que te pongan enemas ni oxitocina? Puedes pedirlo por escrito en un Plan de Parto. ¿Quieres saber cómo hacerlo?

plandeparto

Siempre que no haya riesgos para tu salud o la de tu hijo, puedes dirigir y disfrutar de tu propio parto.

Hoy, la gran mayoría de las embarazadas tienen a sus hijos en el hospital. Esto tiene numerosos beneficios en la salud de la madre y su bebé, pero también algunos efectos adversos, que para algunas mujeres pueden resultar desagradables.

En la mayoría de las maternidades se usan de forma rutinaria técnicas, como la administración de enemas y/oxitocina, el rasurado del vello púbico, la rotura artifcial de la bolsa de aguas y otras prácticas que pueden facilitar el desarrollo del parto para los profesionales, pero que a veces no son estrictamente necesarias.

Tu opinión importa

La embarazada puede pedir que no se utilicen estos recursos, siempre que ello no suponga un riesgo para su salud o la de su hijo, y decidir parir en un hospital pero con condiciones y sin que los profesionales tomemos determinadas decisiones por ella. ¿Cómo hacerlo? Plasmando sus preferencias en un Plan de Parto.

Existen muchos modelos de planes de parto. Las asociaciones de matronas y el Ministerio de Sanidad han publicado los suyos, pero hay más posibilidades. Lo importante es indicar por escrito lo que se quiere y lo que no se quiere vivir en el parto, y ponerlo en conocimiento de los profesionales que atiendan el parto.

No siempre es posible respertarlo

No obstante, debes saber que hay circunstancias en las que no es posible respetar el plan al cien por cien. Por ejemplo, si quieres analgesia epidural, será necesario tener monitorizado al bebé de forma continua.

Y si fuera necesario inducirte el parto, por ejemplo porque tienes la tensión muy alta, no podrás exigir que no te administren oxitocina. 

Si te ocurre algo así, es normal que sientas cierta fustración, pero piensa que los avances técnicos y los cuidados van a tu favor, no en tu contra y que los profesionales no son tus enemigos, sino tus aliados que van a acompañarte en este momento tan importante de la vida.

Además, también tú puedes cambiar de opinión durante el parto, en función de cómo se desarrolle.

¿Y si el médico se opone?

Es posible que si acudes al hospital con un Plan de Parto, cuando se lo plantees a la matrona o al ginecólogo que van a atenderte, encuentres cierta resistencia. Esto no implica nada personal hacia ti, lo que ocurre es que el Plan de Parto es un documento relativamente nuevo y a veces los profesionales pueden sentir cierta inseguridad por tener que trabajar de forma distinta o tener miedo a que algo vaya mal y salgáis perjudicados tú o tu hijo. Hablando tranquilamente del tema, podéis llegar a un acuerdo en el que todos saldréis beneficiados.

 

 

Puedes descargar aquí el Plan de Parto oficial del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 

También puedes elaborar tu misma tu plan de parto personalizado. 


 

Modelos para ayudarte a hacerlo

Etiquetas: derechos de la embarazada, embarazo, epidural, oxitocina parto, parto, plan de parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS