Vídeo de la semana

¿Cuándo comienza el parto?

Un análisis de sangre podría predecir cuándo vas a ponerte de parto

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford han descubierto que unos marcadores sanguíneos específicos podrían indicar que se está acercando el momento del parto.

parto
Fuente: iStock

Justo después de confirmar el embarazo, las dudas empiezan a asaltar: ¿cómo será la espera? ¿Tendré muchos síntomas? ¿Qué pruebas tendrán que hacerme? ¿De qué color tendrá los ojos mi bebé? Y, sin duda, las que más angustia pueden provocar en los futuros padres: todas las que giran alrededor del momento del parto.

Aunque la manera en la que se desencadene el momento en el que el pequeño llegue al mundo es, sin duda, una de las incógnitas principales, también lo es en qué momento llegará. Bien es sabido por todo que existen diferentes métodos de calcular la Fecha Probable de Parto (FPP) pero, ahora, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford han descubierto algo que podría ser crucial para saberlo con absoluta seguridad: un simple análisis de sangre.

El estudio, publicado en la revista Science Translational Medicine, ha descubierto que más o menos tres semanas antes de la fecha de parto, el cuerpo de la mujer comienza a experimentar cambios inmunológicos, hormonales y de coagulación de sangre que se podrían detectar a través de un análisis. “Encontramos una transición de ‘embarazo progresivo’ a una fase de ‘preparto’ que ocurre de dos a cuatro semanas antes de que la madre entre en trabajo de parto”, ha afirmado Ina Stelzer, autora principal del estudio. “Hemos identificado una forma novedosa de utilizar la sangre materna para predecir cuándo una madre entrará en trabajo de parto. Esta predicción es independiente de la duración del embarazo”, ha recalcado también.

¿Cómo cambia exactamente el cuerpo de la mujer?

Nos han llamado mucho la atención las declaraciones del otro autor principal del estudio, el profesor Brice Gaudilliere: “Que el bebé esté listo es solo un factor en el inicio del trabajo de parto”, ha dicho, añadiendo que “la otra parte de la ecuación es la madre”.

A través del análisis de varias ecuaciones matemáticas relacionadas con los hallazgos del monitoreo de 63 embarazadas, los investigadores han descubierto qué cambia en la sangre de la mujer: “a medida que avanzaban hacia la fase previa al parto, la sangre de la mujer mostraba aumentos repentinos de hormonas esteroides como la progesterona y el cortisol, lo que confirma hallazgos previos sobre la biología del embarazo tardío”, cuenta una nota de prensa de la Universidad de Stanford.

Además, también observaron que los niveles de factores que ayudan a la formación de vasos sanguíneos bajan significativamente (quizás para empezar el trabajo de debilitamiento entre la placenta y el útero), y los niveles de factores necesarios para coagular la sangre aumentan. En el trabajo de parto ayudan a prevenir hemorragias.

“La hipótesis ha sido que el trabajo de parto es una reacción inflamatoria y sí, hay signos de eso, pero también encontramos que algunos aspectos de esta inflamación se atenúan antes de que comience el trabajo de parto, lo que creemos que puede preparar el sistema inmunológico de la madre para la siguiente fase; cuando el bebé nace y comienza la curación y la resolución inmunológica”, ha afirmado Gaudilliere.

¿Cómo puede ayudarnos este hallazgo?

Disponer de estos datos varias semanas antes de que vaya a comenzar el parto puede ayudar al equipo médico a decidir el tratamiento a seguir con una mujer con contracciones prematuras: si en el análisis ven que ha comenzado el trabajo de parto, podrían ayudar a decidir si administrar esteroides para madurar los pulmones del bebé antes del nacimiento, por ejemplo.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo