Depresión posparto

Un nuevo estudio sugiere que la lactancia materna puede reducir las posibilidades de depresión posparto

Ya conocemos muchos de los beneficios que ofrece la lactancia materna, no solo para el buen desarrollo y la salud del bebé, sino también para la mamá. Ahora, un nuevo estudio indica que podría ayudar a reducir las posibilidades de que la madre sufra depresión posparto.

Un nuevo estudio sugiere que la lactancia materna puede reducir las posibilidades de depresión posparto
Foto: Istock

La depresión posparto afecta a muchas mujeres después del nacimiento de sus bebés. Los síntomas varían entre cada mujer, así como la gravedad en sí de la depresión. Y no debe ser nunca confundida con lo que se conoce como la tristeza posparto, que puede afectar al 80% de las nuevas mamás.

En el caso de la depresión después del parto, tiende a afectar a alrededor del 7% de las madres en los primeros tres meses tras el nacimiento del bebé, aunque, sin embargo, una mayor cantidad de mujeres (en torno a un 19%) puede sufrir algún tipo de depresión más leve.

En este sentido, los estudios muestran que la tasa de depresión posparto es, por lo general, más elevada tres meses después del parto, para luego acabar disminuyendo de forma gradual.

Los expertos coinciden en que, en realidad, no hay una única causa para este tipo de depresión. Señalan que se trataría originalmente de una combinación de diferentes factores que, finalmente, pueden acabar influyendo en su aparición. Así, puede explicarse por causas fisiológicas, pero también puede desencadenarse por los enormes cambios en la vida que habitualmente ocurren tras la llegada del bebé. 

En estos casos, la depresión puede ser causada por sentirse abrumada, por el estrés y por la falta de equilibrio entre las tareas y las actividades agradables.

Beneficios de la lactancia contra la depresión posparto
Foto: Istock

A su vez, existen una serie de factores, considerados de riesgo, que pueden influir. Por ejemplo, aquellas mamás que han experimentado ansiedad o depresión en el pasado, o durante la gestación, tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión posparto. Y también se han reconocido otros factores, como: haber experimentado recientemente eventos estresantes, tener baja autoestima o no tener el apoyo del resto de la familia.

Ahora, un nuevo estudio señala que la lactancia materna podría reducir el riesgo de depresión posparto. Concretamente, este estudio descubrió no solo que la lactancia materna hace que sea menos probable que la mamá sufra de depresión posparto, sino que, cuando la lactancia se mantiene en el tiempo, ayudaría a reducir aún más el riesgo.

¿Qué indica el estudio?

Los investigadores recopilaron datos sobre más de 29.000 mujeres estadounidenses (concretamente, 29.682 mujeres), convirtiéndose en el primer estudio de este tipo en analizar datos de una muestra tan grande y representativa.

Los científicos descubrieron que las mujeres que estaban amamantando justo en el período en el que se estaba llevando a cabo la recopilación de los datos, presentaban menos probabilidades de experimentar depresión posparto.

No solo eso. Los hallazgos también indicaron que una mayor duración de la lactancia materna (es decir, cuando la lactancia se extendía en el tiempo), se asoció inversamente con menores riesgos de depresión posparto.

Pero, ¿qué es lo que hace que la lactancia materna tenga ese efecto sobre la depresión posparto? Los autores creen que la depresión posparto es, en parte, causada por una mayor sensibilidad a las fluctuaciones hormonales. Y la lactancia materna es un fenómeno hormonal principalmente asociado con las hormonas que nos hacen sentir bien. 

Como señalan los investigadores, podría haber un componente hormonal en todo esto, dado que las hormonas prolactina, estrógeno, oxitocina, cortisol y progesterona tienden a fluctuar mucho durante el período posparto.

Por lo que los hallazgos sugieren que la lactancia materna tendría un papel importante en la reducción de las posibilidades de desarrollar depresión después del parto, un trastorno que puede acabar teniendo un efecto significativo no solo en los nuevos padres, sino también en los bebés.

Tal y como indican los investigadores, los resultados de este estudio podrían influir en los padres para que escojan amamantar en lugar de optar por leches de fórmula. O podría, incluso, influir en ellos para que mantengan la lactancia materna todo cuanto sea posible, antes de destetar a su bebé.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo