En el momento del parto

Walking epidural, ¿en qué consiste y cuáles son sus ventajas?

¿En qué consiste el tipo de analgesia obstétrica conocido con el nombre de ''walking epidural''? ¿Es una opción útil y recomendada? Te descubrimos todo lo que debes saber sobre ella.

La “walking” epidural, o epidural ambulante es una anestesia que controla la sensación de dolor que podemos tener en el parto, pero a diferencia de la “epidural normal”, no deja paralizada la zona de cintura para abajo. Es decir, su objetivo es quitar el dolor, pero no la movilidad.

Walking epidural
Foto: Istock

Hay que entender bien en que consiste, sin idealizar su efecto y asegurándonos que nuestro hospital cuenta con esta técnica en caso de querer ser la elegida.

Gracias a esta técnica anestésica, la madre podrá moverse libremente durante el periodo de dilatación. Esto permite que pueda ayudar al bebé a bajar por el canal del parto con los movimientos y la gravedad, acortando así los tiempos y mejorando la autonomía de la madre.

¿Qué medicamento se usa?

La técnica y los medicamentos son similares a los de la epidural tradicional, pero cambia la dosis.

¿Cómo se aplica esta técnica?

El procedimiento para poner la epidural ambulante es similar al que usa para la epidural tradicional. El bloqueo epidural consiste en introducir una aguja especial en el espacio que existe entre dos vértebras de la región lumbar. Esa aguja, colocada en el llamado espacio epidural, permite poner el catéter por el que va suministrándose a la paciente la medicación anestésica que le aliviará el dolor. El número de dosis administradas depende del tiempo que se prolongue el parto.

El objetivo de la “walking” epidural es aumentar los opiáceos (para reducir el dolor) pero reduciendo la cantidad de anestesia para que sólo las fibras sensitivas sean las que quedan “dormidas” y las motoras queden “despiertas”. Esto permitirá controlar el movimiento y participar de forma activa en el proceso de la dilatación y el parto.

¿Qué diferencia encontramos con la epidural tradicional?

La epidural más común deja a la paciente dormida de cintura para abajo. Esto hace que la mujer no pueda deambular y sólo le permite cambios posturales, ayudada por los sanitarios/pareja, en la propia cama.

En cambio, con la “walking”, es posible ese movimiento para poder deambular, siempre con alguien cerca.

¿Cuándo se puede aplicar?

En qué consiste Walking Epidural
Foto: Istock

Al igual que la tradicional, se aconseja utilizarla una vez el parto esté activo. Aún así, siempre será valorado e informado por el anestesista y matrona para dar un consentimiento informado y siempre personalizando cada caso.

Con este tipo de epidural, será igualmente necesaria una monitorización continua de la madre y el feto.

Ventajas de la walking epidural en el parto

Este tipo de epidural tiene muchas ventajas, pero siempre teniendo en cuenta lo siguiente. En ocasiones, esperamos un 0 en dolor y un 10 en movimiento y no es exactamente así. La medicación es la misma que la epidural tradicional y cierto es que las molestias se reducen, pero hay que tener en cuenta que puede haber algo de molestia e intensidad en las contracciones y hay que estar preparado tanto física como psicológicamente para ello para no “idealizar” este tipo de epidural.

Obviamente, no es igual que no tener epidural, pero para que quede claro, es como un intermedio entre la tradicional y no tener nada de anestesia.

Una vez aclarado esto, tiene muchas ventajas, entre las que encontramos:

  • Reduce las molestias.
  • Permite la movilidad.
  • Mejora las sensaciones emocionales de la madre al poder participar de una forma más activa en todo el proceso.
  • Acorta los tiempos de dilatación y del expulsivo.
  • Mejor recuperación postparto al tener mayor independencia y movilidad.
  • Mejores índices de frecuencia cardíaca fetal.
  • Disminuye los partos instrumentales.
  • Disminuye la necesidad de episiotomías y desgarros al tener un mayor control en la parte del expulsivo.
Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo