Fases del parto

El parto paso a paso

¿Sabes cómo es un parto? Te enseñamos el paso a paso del nacimiento de un bebé gracias a esta fantástica animación... ¡A veces no hacen falta palabras para reflejar un momento tan emocionante!

En un embarazo a término el parto se lleva a cabo entre la semana 37 y 42 de gestación. Aunque cada parto es diferente y depende de numerosos factores, sí existen fases comunes en el proceso natural del nacimiento.

Desde un punto de vista médico el trabajo del parto se divide en tres etapas: la dilatación, el expulsivo y el alumbramiento. A continuación, pasaremos a explicar paso a paso cada una de ellas. Comprender cómo se desarrolla todo el proceso puede ayudar a la madre a afrontarlo con más serenidad y seguridad.

El parto es todo el proceso desde el primer momento hasta que se produce la expulsión de la placenta. Frecuentemente se habla de 'trabajo de parto' para referirse al proceso de contracciones, dilatación del cuello del útero y el descenso del feto por el canal del parto. Es decir, en términos clínicos, 'la fase de dilatación'. Por su parte, la parte final del parto es la conocida como 'el expulsivo' y 'el alumbramiento' se refiere a la salida de la placenta.

Primera etapa: Dilatación

La primera etapa del parto tiene como finalidad la dilatación completa del cuello del útero. Esto es cuando alcanza un diámetro de aproximadamente 10 centímetros. El cuello del útero formará un único conducto con la vagina para que el feto pueda salir.

Las contracciones en la fase de dilatación son rítmicas, con más intensidad y seguidas, aproximadamente cada 3-15 minutos al principio, llegando a ser cada 2-3 minutos. En esta etapa el feto tarda varias horas en atravesar la pelvis de la madre, debido al tamaño de la cabeza del bebé y la forma estrecha e irregular del canal.

En este momento es esencial la postura de la madre, ya que las contracciones serán más o menos dolorosas según la postura que alivie más a la mujer.

Segunda etapa: El expulsivo

El expulsivo es la fase del parto con menor duración. Comienza cuando se llega a la dilatación completa y termina con el nacimiento del bebé. Para ayudar al feto a salir al exterior son muy importantes los pujos de la madre con los músculos abdominales y el diafragma. Además, las contracciones involuntarias del útero también facilitarán la acción.

En esta etapa las contracciones se producen, al menos, cada 3 minutos, pero duran sobre un minuto y medio y son mucho más dolorosas que en etapas anteriores. El expulsivo puede durar desde 15 minutos a más de dos horas. Todo dependerá de las condiciones de la madre y la posición en la que venga el bebé. 

Tercera etapa: El alumbramiento

El alumbramiento hace alusión a la expulsión de la placenta y el cordón umbilical. Se produce justo después del nacimiento del bebé, y dura entre 10 y 30 minutos.

En este proceso la mamá sentirá dolores parecidos a los del periodo de dilatación, solo que con menor intensidad y duración. Estas contracciones servirán para que la placenta se desprenda de la pared uterina y pueda ser expulsada.

Aroa

Aroa Calvo Rodal

Gallega y periodista. Amante de todo lo relacionado con el mundo de la comunicación, sigo aprendiendo día a día. Me encantan las tardes de cine, la música, viajar, leer, pasar tiempo con mis amigos y, sobre todas las cosas, el mar.

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO