Embarazo

Ecografías: la prueba favorita de las embarazadas

La ecografía es un método de diagnóstico muy fiable que detecta de manera precoz las posibles alteraciones o, por el contrario, confirma que todo va a la perfección.

Ecografías: la prueba favorita de las embarazadas

La ecografía es la prueba favorita de las embarazadas, pues les deja ver a su bebé. Esta técnica permite explorar el interior del cuerpo humano mediante ondas de ultrasonidos.

Cómo se hace

Es un procedimiento sencillo que dura unos minutos y no tiene ningún efecto secundario para la madre ni para el bebé (no duele ni tiene el riesgo de la exposición a rayos X). La embarazada se acuesta sobre una camilla con el abdomen al descubierto, el especialista le aplica un gel que actúa de conductor y después desplaza un aparato por la piel. Este aparato, llamado transductor, emite señales de ultrasonido que luego la tecnología traduce y compone en imágenes que se ven en una pantalla. En algunos casos, sobre todo en las primeras semanas de gestación, la ecografía se realiza introduciendo la sonda en la vagina para apreciar mejor algunos detalles.

Cuántas se hacen

Durante una gestación normal y sin riesgos deben realizarse un mínimo de tres ecografías, una por trimestre.

  • Semanas 11-13ª: sirve para confirmar el embarazo, ver la vitalidad del embrión, si hay uno o más y conocer la edad gestacional. Permite detectar ciertas anomalías midiendo el pliegue nucal, así como el embarazo ectópico y la existencia de malformaciones en el útero o alteraciones en los ovarios.
  • Semanas 18-22ª: se valora el crecimiento intrauterino y el peso fetal y se descartan ciertas malformaciones fetales. El médico examina el estado de la placenta, el cordón umbilical y la cantidad de líquido amniótico. Se suele ver el sexo del bebé.
  • Semanas 32-36ª: se estima el tamaño y la posición del feto de cara al momento del parto y se comprueba que su evolución es normal. También se mira el cordón umbilical, la cantidad de líquido amniótico y la localización de la placenta.

Ecografía en 3D y 4D

Las ecografías tridimensionales (ecografía 3D y ecografía 4D) ofrecen imágenes inolvidables del futuro bebé por su calidad y realidad. Complementan a la ecografía normal, pero no la suplen. Pueden realizarse en cualquier momento del embarazo, aunque lo ideal es llevarlas a cabo entre las semanas 24-25ª o 30-31ª. En el último trimestre es más probable que la escasez de líquido amniótico o las manos delante de la cara impidan ver bien al niño.

Asesor: Dr. Pedro de la Fuente

Etiquetas: ecografía, ecografía 3d, ecografía 4d, embarazada, embarazo, pruebas embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS